Apple Card: Los puntos buenos y malos de la nueva tarjeta de crédito de Apple, ¿debo conseguir una?

La presentación de Apple Card, la nueva tarjeta de crédito de Apple, era algo esperado. Hace tiempo que se rumoreaba, y lo que nos contaron sobre ella era también lo que muchos nos imaginábamos; Cashback (dinero de vuelta por compras) como muchas otras tarjetas similares de otras empresas e integración con iOS mucho más elaborada, que permite hacer cosas que otras tarjetas no pueden hacer. Pero, ¿es realmente beneficiosa esta tarjeta? ¿debería conseguir una cuando tenga la oportunidad? – en este artículo vamos a intentar despejar esas dudas.

Lo primero que hay que tener en cuenta, es, ¿qué tipo de tarjeta ofrece Apple?

La Apple Card virtual

La Apple Card que más se utilizará y la estrella del servicio, es es tarjeta virtual, que simplemente aparece en la App de Wallet como cualquier otra tarjeta de crédito que tengamos registrada ahora para utilizar con Apple Pay.

Apple Card

Se podrá contratar directamente desde el iPhone, y si es aprobada, aparecerá aquí sin más. Podremos utilizarla para pagar inalámbricamente en cualquier establecimiento, como hemos venido haciendo hasta ahora, acercando el iPhone o el Apple Watch a un terminal de pago que soporte tarjetas inalámbricas. Hasta aquí, la Apple Card no presenta ninguna diferencia con el resto de tarjetas, a excepción del hecho de que no tiene fecha de caducidad, y por lo tanto, no tenemos que registrar una tarjeta nueva cuando caduca, como ocurre con todas las demás (al menos hasta este momento).

La Apple Card física

Se trata de una tarjeta física, como cualquier otra, pero con un diseño muy particular. Para empezar, está hecha de titanio, así que es metálica. Eso la hará bastante más pesada comparada con una tarjeta de plástico, aunque en ningún caso será algo molesto. Al contrario, si de algo no nos queda duda, es que tendrá un aspecto en persona muy exclusivo, típico de Apple, sin datos innecesarios y muy limpia.

Tarjeta de Crédito de Apple (Apple Card)

Esta tarjeta se podrá utilizar en cualquier establecimiento como una tarjeta de crédito más. Como particularidad, esta tarjeta no tiene número de tarjeta impreso o en relieve por delante, y tampoco número CVV por detrás, que son esas tres cifras que se piden en la mayoría de comercios electrónicos para confirmar la tarjeta, como medida de seguridad añadida. Si te preguntas cómo se utilizará la tarjeta física de Apple a la hora de comprar en alguna tienda online, entonces podrás encontrar esos números en la App de Wallet, en donde está esta tarjeta registrada. Esos números, cambiarán continuamente como medida de seguridad, pero serán todos válidos, así se evitan problemas mayores si por la razón que sea, se hurtan online.

Al igual que la tarjeta virtual, esta versión física de la tarjeta no tiene fecha de caducidad.

Cashback

El cashback, es la funcionalidad que permite recibir dinero por cada compra que hagamos con la Apple Card. Si utilizamos la tarjeta física en cualquier establecimiento, Apple nos devuelve un 1% del dinero empleado en forma de Apple Cash… dicho de otra manera, la tarjeta virtual de Apple Cash que tenemos en la App de Wallet recibirá un 1% del dinero que empleemos en la tarjeta Apple Card física. Si por ejemplo compras un almuerzo en un restaurante por 10€, ese mismo día verás como la tarjeta Apple Cash en la App de Wallet recibe 10 céntimos de Euro… y así con todas las compras.

Si se paga con la tarjeta de Apple Card virtual, ese porcentaje se duplica, llegando al 2%. Por ese mismo almuerzo recibiremos 20 céntimos de Euro. Si esto te parece muy bien, debes saber que es el estándar de la industria ahora mismo… la mayoría de tarjetas de crédito que devuelven dinero y que comercializan las grandes superficies comerciales, suelen ofrecer un 2% de cashback, tanto en Europa como en EEUU. Es algo habitual. Lo que está ofreciendo Apple en este caso es un caso bastaste estándar en la industria financiera.

Dinero que devuelve la tarjeta de crédito de Apple

Ahora, si utilizamos la Apple Card para comprar algo de Apple, el cashback sube al 3% del dinero utilizado. Esto ya está bastante mejor, pero si uno se para a pensarlo, ¿cuántas veces se compra en una Apple Store a lo largo del año? – no es algo muy habitual. Comprar comida, pagar en restaurantes, quizás pagar combustible en una gasolinera… estos son los costes más habituales y por lo tanto los que pueden ofrecer más dinero en forma de cashback. Por eso, ese 3% en una Apple Store no es tampoco una oferta tan buena, aunque sí es interesante si compras algo caro, como por ejemplo un iPhone, un iMac, etc.

Apple intenta que el dinero se quede en su ecosistema

Lo que Apple intenta hacer con este cashback es sencillo; El dinero que uno recibe de vuelta acaba en Apple Cash, y desde ahí, podemos pagar cosas en la App Store o pagar Apple Music, o quizás los nuevos servicios que han anunciado de Apple TV+, Apple Arcade, Apple News+ etc. Viendo esto, es bastante evidente lo que Apple intenta conseguir; Que el dinero no salga de su ecosistema.

Apple Card

Si uno tiene dinero en Apple Cash que no ha utilizado, es mucho más probable que cuando tenga que pagar una App o una suscripción, lo haga desde este dinero que tiene ahí acumulado en lugar de utilizar la tarjeta de crédito o débito que tenga registrada en su cuenta. También es muy probable que la Apple Card incremente enormemente el envío de dinero utilizando Apple Cash en la App de Mensajes, porque muchos más usuarios de iPhone tendrán dinero acumulado en Apple Cash. Cuanto menos dinero salga del ecosistema de Apple, mejor para ellos.

Apple Card en la App de Wallet

Dicho de otra manera, todo el dinero que Apple te da por las compras que hagas con su tarjeta, vuelve a sus arcas reciclado como pagos de sus servicios. Entiendes ahora por qué comercializar una tarjeta de crédito tiene sentido para ellos, ¿verdad? – se trata de cientos de millones de usuarios de iPhone que podrían estar pagando con su tarjeta y por lo tanto acumulando ingentes cantidades de dinero en Apple Cash. Sólo por esto, el resto de emisores de tarjetas de crédito deberían estar preocupados, porque si esta jugada le sale bien a Apple, su tarjeta de crédito podría quitar una cantidad de usuarios bastante indecentes a la competencia. Tener un iPhone se convertirá en una buena razón para tener una Apple Card, porque así, utilizando esa tarjeta para pagar cualquier cosa que ya estemos pagando de todas maneras, significará tener Apple Music gratis todo el año, ver películas en Apple TV+ gratis todo el año, etc. Si realmente gastas mucho dinero con tarjeta, por razones de trabajo (muchos viajes al extranjero, o gasolina para un camión, por ejemplo) podríamos estar hablando de poder comprar un iPhone nuevo cada año sólo con el dinero que uno va acumulando en Apple Cash.

¿Debo entonces hacerme con una Apple Card cuando sea posible en mi país?

Si te estás planteando conseguir una, lo primero que tienes que tener en cuenta es que esta tarjeta no se diferencia mucho del resto que ya tienes disponibles. Sí, da dinero de vuelta, y sí, en el iPhone podrás ver una serie de datos de uso y consejos de ahorro que otras tarjetas no te dan, esto es cierto… pero ahí es prácticamente en donde terminan sus ventajas. Si utilizas dinero a crédito, tendrás que pagar intereses, como ocurre con las demás tarjetas. Apple no ha indicado exactamente cuántos intereses se pagan con su tarjeta, pero no esperamos que sea algo muy diferente de lo que cobran el resto de emisores de tarjetas similares.

La pregunta que debes hacerte para poder saber si realmente necesitas una Apple Card, es, ¿cuánto dinero me gasto en la App Store o en servicios de Apple como Apple Music? ¿Estoy pagando almacenamiento extra de iCloud? – si la respuesta es positiva, entonces es posible que ese cashback que la tarjeta de Apple te da, te venga muy bien para pagar todos esos gastos. Si vives en el ecosistema de Apple, esta tarjeta puede ser muy interesante para ahorrar bastante dinero al año.

Sin embargo, si no empleas mucho dinero en servicios de Apple a lo largo del año, es posible que con otras tarjetas de crédito que devuelven dinero sean más interesantes, por ejemplo si comes mucho en restaurantes del Grupo VIPSs en España, o utilizas mucho las gasolineras de algunas determinadas marcas. Quizás, lo ideal es tener varias tarjetas de este tipo registradas en Wallet, y en función del lugar en el que hagas un pago, elijas la que mejor te venga en cada momento. La Apple Card puede ser una de ellas, pero sólo si realmente utilizas ese dinero ingresado en Apple Cash en el resto de servicios de Apple.

En cualquier caso podría pasar bastante tiempo hasta que la Apple Card llegue a España, México, Argentina y muchos otros países hispanohablantes, así que por ahora vamos a tener bastante tiempo para pensarnos si necesitamos, o no, la tarjeta de crédito de Apple.