La mayoría de usuarios piensa que Apple nunca debió ralentizar modelos de iPhone antiguos, baterías a 29€ es una mala solución

Los resultados de las encuestas que publicamos hace unos días entorno al problema de los iPhones ralentizados con baterías degradadas, han sido bastante sorprendentes. La verdad es que no pensamos que la mayoría de usuarios pensaría que Apple nunca debería haber ralentizado modelos de iPhone antiguos para evitar apagados inesperados, y la solución que han ofrecido después de reemplazos de batería a sólo 29 eurodólares tampoco les parece bien, porque ven todo esto como un nuevo dinero que hay que pagar a Apple por algo que, a su juicio, han hecho mal antes.

Opinión de usuarios sobre el cambio de batería a 29€

Como vemos, más del 54% de los lectores de iPhoneros.com que contestaron la pregunta opinan que Apple no debería haber ralentizado modelos antiguos de iPhone, y ahora cobrar dinero por un cambio de batería, aunque sea a sólo 29€. Un elevado porcentaje de lectores, un 40.98%, sí piensa que Apple hace lo correcto ralentizando iPhones con baterías degradadas, y luego ofreciendo un cambio de batería muy asequible si quieres solucionar el problema.

Resultados encuesta sobre la ralentización de iPhones

Preguntando más concretamente por la decisión de ralentizar modelos de iPhone más antiguos que, por su edad, tienen una batería degradada, los resultados fueron mucho más claros; de 454 lectores que participaron en la encuesta, casi un 78% opinan que Apple nunca debería haber ralentizado iPhones antiguos.

Todas las baterías de iones de litio se degradan

Con el paso del tiempo, incluso si no se usan, las baterías de iones de litio, se degradan. Pierden capacidad. No funcionan igual de bien que cuando acaban de ser fabricadas. Esto es así para las baterías que utiliza Apple, y las que utiliza cualquier otra marca. Ocurre en las baterías de un smartphone, de una tableta, de un ordenador portátil, de unos auriculares inalámbricos, de un coche eléctrico… todas pierden capacidad con el tiempo. No sólo el tiempo, sino también los ciclos de carga y descarga, desgastan la batería.

Batería del iPhone X

Las baterías pequeñas son las que más sufren de este problema. En un coche eléctrico, con miles de baterías colocadas en serie, el problema se nota mucho menos. Después de muchos años, el vehículo apenas pierde unas decenas de Km de autonomía. En un portátil o iPad la pérdida de capacidad con el paso del tiempo nota más, pero aún así, se pueden utilizar muchos años sin problemas, sólo perdiendo unos minutos de autonomía en la carga. Sin embargo, en un smartphone, con una batería mucho más pequeña, el problema se agrava mucho más, no perdiendo sólo capacidad para cargar y por lo tanto autonomía, sino también perdiendo capacidad para ofrecer la suficiente potencia. Sobre los dos años, es habitual empezar a ver síntomas de una batería que ya no funciona correctamente en tu iPhone. Las veces que las has cargado o el cargador que utilizas (por ejemplo uno de marca desconocida) para hacerlo, influyen mucho en la duración de su vida útil… y eso si no tienes la mala suerte de que un fallo más grave en su interior de como resultado una batería hinchada en tu iPhone.

Resumiendo, hagamos lo que hagamos, tarde o temprano, la batería de tu iPhone empezará a fallar.

Situación si Apple no hubiera hecho nada

Los resultados de las encuestas, son muy sorprendentes, porque si Apple no hubiera bajado la velocidad de la CPU y GPU cuando se exige más energía de la que una batería degradada puede ofrecer, lo que más verían los usuarios de un iPhone más antiguo no sería lentitud, sino un apagado repentino del iPhone.

Es fácil imaginarse la escena; Editamos una Foto, y el iPhone se apaga sin más. Lo volvemos a encender. Hacemos una foto con la App de Cámara, y el iPhone, se apaga… sin razón aparente, aunque el indicador de batería muestra un 40% de carga. Volvemos a encender el iPhone… entonces recibimos una llamada, pero estamos en una zona rural en donde hay poca cobertura. En medio de la llamada, el iPhone se apaga sin más. Todas estas situaciones están provocadas por una batería degradada, que con el paso del tiempo, ya no puede ofrecer suficiente potencia para alimentar la CPU del sistema o los chipsets de radio. Dicho de otra manera, estos componentes piden electricidad con un nivel de potencia más elevado de la que la batería puede suministrar. Por lo tanto, el sistema se apaga, tal y como está programado que haga cuando la batería no da más de si.

Supuesta batería del iPhone 6S

Llegados a esta situación, sólo tendríamos la opción de llevar el iPhone a una Apple Store o reparador autorizado, y cambiar la batería por una que cuesta unos 90 dólares, mano de obra y garantía incluidos. Si sabemos lo que hacemos, podemos comprar una batería en Amazon e intentar cambiarla nosotros mismos, pero nos la estamos jugando… no por cambiar nosotros la batería y quizás estropear el iPhone, sino porque no tendríamos garantía sobre esa instalación, porque si llevamos el iPhone a una tienda a reparar por cualquier otra razón (por ejemplo una pantalla rota) muy probablemente en la tienda se negarían a repararlo, y por último porque las baterías son componentes muy complicados, que pueden hincharse, o pueden arder… echar humo, calentarse… pueden ser peligrosas. Lo más normal es que no pase nada, pero incluso en esos casos, es posible que la batería tampoco ofrezca la potencia necesaria para que el iPhone funcione bien, o que tenga una vida útil más reducida. No tenemos la garantía de que una batería tan barata, sea buena. No se trata de componentes de Apple, ni nada que la compañía haya certificado… y ya sabemos qué pasa con las baterías defectuosas.

Situación ahora que Apple ha hecho algo

Teniendo en cuenta que la degradación de las baterías no se puede evitar, Apple decidió que si una batería no podía suministrar la suficiente cantidad de potencia eléctrica que requiere la CPU o la GPU, lo único que se puede hacer es reducir esos requerimientos energéticos. La CPU y GPU piden menos potencia, porque se han ralentizado. Sólo en los momentos en los que se pide máxima potencia, se reduce la velocidad, y con ella, la necesidad de más potencia. La batería, ahora sí, puede suministrar suficiente electricidad incluso si está degradada. El resultado es un iPhone que continúa funcionando, que no se apaga inesperadamente. Sí, funciona más lento. Es cierto. Pero lo hace por una buena razón. En Apple pensaron que es mejor que funcione lento, a que no funcione. Por eso sorprende que en las encuestas haya triunfado la idea contraria.

¿Y ahora, qué?

Ahora que toda la historia está más clara, es evidente que Apple se equivocó al no tomar la decisión de informar a los usuarios sobre este cambio. Probablemente nunca pensaron que fuera a causar ningún tipo de polémica. Pero subestimaron la leyenda urbana que sostiene que ellos incentivan la compra de un iPhone más moderno ralentizando los modelos más antiguos según pasa el tiempo. Que los usuarios por si mismos descubrieran que esto es lo que estaba ocurriendo, fue devastador para la imagen de Apple, que en lugar de controlar cómo se transmitía la razón de esa ralentización, simplemente no hizo nada. Cuando reaccionaron, ya era demasiado tarde.

Ahora que ya han reaccionado, simplemente han hecho lo correcto. Muy probablemente ese precio de 29€ sea simplemente el coste del componente y del tiempo de un Genius para cambiar esa batería. Es posible que incluso estén perdiendo algo de dinero con todo esto, porque van a tener que preparar muchas, muchas baterías para cambiar, del orden de 500 millones según estimaciones de analistas. Es fácil decir quinientos millones pero muchas empresas, la inmensa mayoría, no serían capaces de una hazaña logística como esa. Muchos otros fabricantes de smartphones, simplemente hubieran guardado silencio, o peor aún, no hubieran hecho nada y muchos de sus smartphones se apagarían sin previo aviso. Muchísimos usuarios de esa marca no volverían a comprar un smartphone a ese fabricante, y se irían a otro fabricante. El resultado sería mucho más grave para la empresa, simplemente porque no han hecho nada o han permitido que sus usuarios tengan un problema con su smartphone que pueden solucionar, pero que han dejado pasar. Apple no es este tipo de empresa. Así que, sí, efectivamente hay que pagar por una batería nueva, pero es un precio muy razonable, se puede decir que hasta muy barato, con un beneficio muy claro: Recuperar potencia, recuperar vida útil del iPhone con una batería nueva, y recuperando velocidad. Mientras la batería aguante, todo perfecto… cuando se degrade, y se degradará sin duda, iOS ya tiene un mecanismo gracias al proceso powerd que se encargará de garantizar que el iPhone no se apaga por falta de suficiente potencia. Nos parece una solución óptima para todo el mundo, para hacer frente a un problema tecnológico inevitable. Ojalá algún día podamos utilizar baterías baratas, pequeñas y ligeras, que almacenen más carga y que nunca se degraden. Pero hasta que ese día llegue, esta solución es la menos mala.

En iPhoneros solemos criticar duramente a Apple cuando lo hace mal. Los que nos leéis desde hace tiempo, sabréis que llevamos más de diez años escribiendo opiniones muy duras sobre las veces en las que Apple se ha equivocado. Los bugs que hace unas semanas inutilizaron cientos de miles de iPhones por todo el mundo sin que el usuario lo hubieran tocado si quiera, fueron realmente inaceptables. La solución, atropellada y un poco descontrolada. Su manera de reconocerlo tampoco nos pareció bien. Es sólo un ejemplo de cómo hemos sido duros con situaciones que, realmente, no nos parecían bien. Pero en este caso de las baterías, Apple simplemente ha hecho lo correcto… incluso si la mayoría de sus usuarios no comparten nuestra opinión.

1 Comentario

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre