Por qué Apple puede rechazar reparar un producto que fue manipulado

Estos días se está criticando mucho a Apple por algunos sucesos acaecidos en torno a su política de reparaciones. En muchas páginas, de manera totalmente gratuita, se critica a Apple llegando a decir barbaridades como que la compañía diseña sus productos para que sean difíciles de reparar con el ánimo de incentivar que el usuario compre un ordenador o iPhone nuevo, o al menos una de sus extensiones de garantía Apple Care. Pues bien, en ningún caso es así, de hecho la realidad ni siquiera se acerca, y en este artículo os vamos a contar por qué. En iPhoneros hemos criticado a Apple duramente cuando hemos tenido que hacerlo, y muchos de los que nos leéis habitualmente lo habéis podido comprobar

iPhone 6 con la pantalla rota

En este caso, sin embargo, hay que echar un poquito de luz sobre un asunto que se está convirtiendo en el arma con el que muchos demagogos intentan conseguir visitas o clicks en sus webs.

Criticar injusticias de grandes empresas, vende

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que cuando uno se pone del lado de David en una lucha contra Goliat, es fácil atraer simpatías. Una gran empresa, literalmente empapelada con dinero como Apple, se aprovecha de los indefensos usuarios, que además han sido tan idiotas de comprar sus productos. Esta demagogia vende mucho, atrae visitas, y consigue simpatías de muchos lectores que no ven con buenos ojos muchas de las políticas de Apple, en este caso sobre la reparación de sus productos.

Apple es uno de esos nombres que, puesto en el titular de una noticia, permite atraer más lectores. Quizás otras compañías también hacen cosas similares, pero en esos casos, no aparecen en las noticias porque simplemente no vende tanto como que Apple haga lo mismo. Los que llevamos más de una década siguiendo las noticias de Apple estamos más que acostumbrados a ver este comportamiento en muchos medios de comunicación.

Apple no es perfecta… y su historial de errores lo demuestra

En Apple, no son perfectos; Han lanzado al mercado portátiles MacBook que se estropeaban con relativa facilidad porque se calentaban demasiado. Han vendido modelos de iPhone con algunas deficiencias estructurales que hacían que se doblaran con relativa facilidad, o modelos de iPhone que tenían problemas con sus antenas si los cogíamos mal. El iPhone 6 Plus ha tenido problemas de pantalla durante años. Todo esto es ya historia de Apple, incluyendo la disculpas que dieron, pero con el software han fallado todavía más. Han provocado cuelgues inexplicables en cientos de miles, ¿quizás millones? de iPhones en todo el mundo por una increíble metedura de pata que se tardará años en olvidar. Ellos dicen que fue sólo una mala semana, pero no, en realidad se trata de unos malos años en los que la calidad del software de Apple ha sido simplemente lamentable. Así podríamos seguir con una lista muy larga, pero, ¿eso importa realmente? – la verdad, es que son problemas importantes, pero también son problemas que tienen todas las demás compañías. El mundo de la tecnología es muy complicado y los ordenadores o smartphones que utilizamos hoy en día son máquinas muy complicadas en las que se utilizan ideas, invenciones y código de decenas de miles de personas. Conseguir que todo eso funcione más o menos bien, es un pequeño milagro, para cualquier empresa.

Por esta razón, en Apple siempre diseñan sus aparatos según sus principios, con los que uno puede estar de acuerdo o no. Si no te gusta, por ejemplo, que los iPhones no ofrezcan la posibilidad de utilizar tarjetas de memoria microSD para incrementar la capacidad de almacenamiento, no lo compres. Si no te gusta que un iPhone no pueda utilizar dos tarjetas SIM a la vez… de nuevo, no lo compres. No comprar sus productos es el mejor mensaje que se le puede dar a Apple para indicarle que no estás de acuerdo con su forma de diseñar sus productos. Afortunadamente, hay una miríada de smartphones Android que ofrecen esas posibilidades. Pero no olvidemos que parece que Apple sabe muy bien cómo diseñar sus productos, porque cientos de millones de personas en todo el mundo compran y utilizan sus productos. Por algo será.

Apple no diseña sus aparatos para que sean difíciles de arreglar

Apple diseña sus aparatos para que sean como ellos piensan que deben ser; delgados, atractivos, con materiales adecuados, con lo que ellos mismos llaman funcionalidades que parecen mágicas. Intentan averiguar qué querrá el consumidor antes de verlo. Intentan encontrar qué puede ser útil, y cómo conseguir que todo eso sea fácil de asimilar, que sea intuitivo o incluso obvio en todo lo que puede hacer… y lo consiguen. Por eso son la empresa que son, por eso redefinieron la industria de la telefonía móvil a pesar de ser totalmente neófitos en ella, y por eso nadie les vino venir. Antes de eso, lo hicieron con la música, y antes de eso, con los ordenadores personales. Apple entiende de diseñar hardware, probablemente más que ninguna otra empresa en el mundo. En el software, en los servicios… probablemente muchas otras empresas les pueden dar más de una lección. Pero en diseño de hardware, simplemente no tienen rival. Es así de sencillo y de claro, tanto en aspectos de diseño como en aspectos de la potencia que tienen sus propios procesadores, desde hace tiempo inalcanzables por ninguna otra empresa.

Si un producto de Apple es difícil de arreglar, es porque es extremadamente delgado, o porque utilizan componentes muy delicados que son difíciles de fabricar. Por ejemplo, si un iPhone estuviera diseñado para poder desmontarse fácilmente, por ejemplo sin utilizar pegamento, tendría más tornillos y no sería tan delgado. O, si quisiéramos que se pueda reparar la pantalla sin tener que cambiar también el cristal con el digitalizador que la convierte en una pantalla táctil, entonces no sería tan delgada, los pixeles no parecería que estuvieran pegados al cristal y el iPhone tendría un peor diseño. Así podríamos continuar con una larga lista, pero en realidad, si un iPhone es difícil de abrir y desmontar no es porque Apple quiera que no se toque ahí dentro, sino porque es necesario utilizar pegamento en lugar de tornillos para conseguirlo. Apple ciertamente no se preocupa de que un cliente pueda o no pueda reparar un iPhone por si mismo, pero si un HomePod es casi imposible de abrir, o si su cable de alimentación debe permanecer conectado, es por una razón; No hacerlo así afectaría a la calidad de sonido. O quizás en Apple no han sabido encontrar la manera de hacer un cable que se desconecte fácilmente sin que afecte a la calidad de sonido. En cualquier caso, no hay ninguna intención de molestar al usuario de ninguna manera, sino todo lo contrario, quieren sorprenderle y agradarle. Pueden fallar y no conseguirlo, como cualquier empresa, pero su intención es muy sencilla y clara desde los primeros días de Apple: Sólo quieren hacer el mejor producto que puedan crear.

Sobre el iMac Pro que Apple no quiere reparar

Un YouTuber ahora se queja de que Apple no quiere reparar la pantalla rota de su iMac Pro, incluso si él acepta pagar el precio de la pieza a cambiar. La compañía se niega, probablemente (porque no ha habido ninguna publicación oficial de Apple hasta ahora) porque ese YouTuber ha desguazado el iMac Pro y desmontado totalmente, para mostrarlo en un vídeo. Mientras manipulaban la pieza de la pantalla, la estropearon y ahora buscan una reparación. Estamos hablando de una pantalla 5K, de muy alta resolución, que es francamente difícil de conseguir en el mercado. Hoy en día es relativamente difícil y complicado conseguir un monitor 5K, y cuando lo encuentras, el precio que tiene es muy alto precisamente por esa carencia de paneles 5K en el mercado. A menudo, un monitor 5K puede costar lo mismo que un iMac de 27″ 5K con una pantalla similar. Muchos achacan a esa falta de piezas la razón por la que Apple se ha negado a reparar ese iMac Pro, pero en realidad la razón podría ser mucho más sencilla. Ese usuario ha manipulado el interior de ese iMac Pro, algo que va en contra de las normas de reparación de la compañía; Si un usuario o un centro no autorizado manipula el interior de alguno de sus aparatos, o intenta instalar una pieza en él para realizar una reparación, no sólo se pierde la garantía (si aún la tuviera) sino que además Apple se reserva el derecho de aceptar, o no, reparar ese aparato. Es igual con el software… si llevas un iPhone con el jailbreak hecho a una Apple Store, se pueden negar perfectamente a repararlo porque así lo indican sus licencias de uso y condiciones de reparación, las que aceptamos cuando compramos sus productos.

Estas reglas son así porque ellos no saben qué se van a encontrar en un iMac Pro que ha sido manipulado. En función de eso, es posible que se pueda reparar, o no, pero no tienen todas las garantías de que sea posible. Cuando Apple repara un producto lo devuelve con una garantía, a la que no pueden comprometerse si el ordenador ha sido manipulado por alguien no autorizado por ellos. Los centros de reparaciones autorizados siguen cursos y cumplen una serie de condiciones que permiten a Apple garantizar sus reparaciones. Sin esos cursos, por ejemplo, no se puede saber que cambiar una pantalla de iPhone 8 puede dar problemas con el sensor de iluminación o el sistema táctil de la pantalla, o que el botón Home deja de funcionar como sensor de huellas dactilares si no se programa para funcionar sólo con el iPhone en el que va a ser instalado.

Hay que tener claro que si uno acepta las condiciones de uso de un producto de Apple, puede perder su garantía o simplemente el derecho a recibir un servicio de reparación porque ha incumplido esas condiciones. Esto, no es algo que Apple imponga. Lo hacen absolutamente todas las empresas que ofrecen productos y servicios a los consumidores. Pero, probablemente, sólo sea noticia si la empresa que se niega a reparar un iMac Pro porque ha sido manipulado violando sus condiciones de uso, es Apple.

Canal de Youtube patrocinado

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre