Así consigue Apple sortear la obligación de pre-instalar Apps en Rusia, con ingenio y también hipocresía

Hace ya bastante tiempo os contamos cómo una nueva (por entonces) propuesta de ley rusa obligaba a los fabricantes de smartphones a preinstalar determinadas Apps de desarrolladores rusos en los smartphones que venden. Esta propuesta de ley, entró en vigor esa semana y ahora podemos decir que es una ley en uso. Esto es relevante porque Apple, en ningún lugar del mundo, ha preinstalado nunca Apps que les indique ningún gobierno. Sí, en el pasado la App de YouTube ha venido pre-instalada, pero no era una App de Google o YouTube en particular, sino una App creada por Apple, que de hecho, no utilizaba ni siquiera el logotipo de YouTube en su icono, sino una TV antigua. No era una App de terceros, sino una propia de Apple. En esos días Apple y Google se llevaban tan bien que se permitían esos lujos. Los mapas de Google también se utilizaban en la App de mapas pre-instalada por defecto en iOS. Sin embargo los tiempos cambiaron y aunque ahora no hay Apps de Google pre-instaladas en iOS, esta política ha permanecido intocable en los 14 años de vida del iPhone como plataforma. El gobierno ruso intentaba cambiar eso, pero finalmente no ha resultado ser así, y Apple ha conseguido seguir adelante con una táctica que os vamos a contar ahora, en este artículo, y que es bastante irónica porque han hecho algo que no permiten que les hagan a ellos mismos. Vayamos por partes.

Premio de la App Store a la mejor App del año

Tal y como ya sabíamos desde el pasado mes de marzo, en Apple han conseguido que se acepte mostrar un mensaje de instalación recomendando la instalación de esas Apps rusas cuando un usuario configura su iPhone por primera vez. Ahora, ya podemos ver cómo funciona porque el usuario de Twitter Khaos Tian ha publicado los pasos con capturas de pantalla.

Básicamente, lo que ocurre ahora si estás en Rusia y enciendes un iPhone por primera vez, es que uno de los pasos de configuración esencial te muestra esta lista de Apps Rusas para instalar. Esta lista, no se puede evitar, la tienes que ver sí o sí, pulsando un botón de continuar, y aparece esto.

Lista de Apps rusas que el gobierno de Rusia propone instalar en un nuevo iPhone
Lista de Apps rusas que el gobierno de Rusia propone instalar en un nuevo iPhone, vía usuario de Twitter Khaos Tian.

Llegados a este punto podemos ver la lista de Apps e instalar la que queramos, pero ninguna de ellas es obligatoria. Esto es lo que más nos sorprende de esa ley, que se permita esto, porque le quita bastante sentido. Si pulsamos la X arriba a la derecha, esta sugerencia se cierra y la configuración del nuevo iPhone continúa como en el resto de países, sin haber instalado ninguna de esas Apps.

Todo esto está muy bien y si la nueva ley lo permite, todos quedan contentos. Lo que no nos parece bien es el mensaje que Apple muestra cuando hace esta sugerencia de Apps rusas, al final de esta lista de Apps. Traducido, sería algo así;

Acorde a los requerimientos legales rusos, aquí hay algunas Apps de desarrolladores rusos que podrías descargar.

Es decir, Apple da a entender, básicamente, que no quieren hacer eso, pero no les queda más remedio que hacerlo porque es una imposición legal. Muy bien, ¿verdad? – bueno, no tan bien. Te explicamos por qué. Apple recientemente ha bloqueado una actualización de la App de Facebook porque los de esta red social mostraban un mensaje a los usuarios en los pagos integrados, que indicaba que Apple se quedaba (por entonces) un 30% de ese dinero, a modo de comisión. La App actualizada no se pudo publicar porque en el proceso de comprobación de esta nueva versión, Apple la rechazó, indicando que ese mensaje era información irrelevante para el usuario.

Bien, ahora que son ellos los que muestran un mensaje así, parece que sí que es relevante. Sin embargo, cuando lo mostraba Facebook, no era relevante. Esta es la hipocresía de todo este asunto, y con lo que no estamos de acuerdo. Vaya por delante que no somos fans de Facebook pero sin duda este doble baremo para medir lo que es relevante o no, es sin duda incómodo para la imagen pública de Apple.