Apple pagará 50 millones de dólares a los usuarios afectados por los teclados de MacBook afectados por un mal diseño

Desde el año 2015 al año 2019, Apple vendió MacBooks Pro, MacBooks Air y MacBooks con un teclado de tipo butterfly, un nuevo mecanismo de teclas que permitía hacerlos más delgados, y según Apple, más cómodos de utilizar. La verdad es que la mayoría de usuarios prefería el teclado anterior, que era casi perfecto, con teclas basadas en un mecanismo de tijera más confiable. Al poco de utilizar estos nuevos teclados, muchos usuarios empezaron a tener problemas como teclas que se quedan apretadas debido a que sólo un poco de suciedad o polvo impedía que éstas volvieran a funcionar bien.

Diferencias entre el teclado con diseño tijera (scissor, el bueno) y mariposa (butterfly, el malo)
Diferencias entre el teclado con diseño tijera (scissor, el bueno) y mariposa (butterfly, el malo).

Apple intentó solucionar esto mejorando los teclados con un protector de goma, pero no consiguió mejorar su durabilidad. Los malos teclados de los MacBooks de Apple empezaron a ser carne de meme, con el famoso Taika Waititi riéndose de ellos públicamente.

En el año 2020, Apple decidió tirar la toalla y volver al mecanismo de tijera para las teclas del MacBook. Llamó al teclado Magic Keyboard, quizás porque mágicamente, no se estropeaba a los pocos meses de uso. Hizo lo mismo con el MacBook Air y el resto de portátiles. Dejar de utilizar ese mecanismo tipo mariposa supuso admitir un error de diseño y dar un paso atrás que, en realidad, era un enorme paso adelante. Nunca admitieron que el teclado de tipo mariposa tuviera algún problema de diseño, a pesar de volver al anterior mecanismo. Hoy en día todos los Macs se entregan con un buen teclado que no falla con un uso normal, como debería haber sido siempre.

Teclado butterfly del MacBook Pro
Teclado butterfly del MacBook Pro, vía Kyle Wiens en Twitter.

Los teclados dejaron de fallar, Apple se ahorró mucho dinero en reparaciones, y los usuarios de sus MacBooks, volvieron a ser felices. Pero toda esta historia dejó un largo sendero de clientes insatisfechos que tenían que acudir a una Apple Store a cambiar el teclado de sus MacBooks porque no podían utilizarlos al haber fallado. Apple volvía a poner un teclado butterfly en estas máquinas, y eso hizo que un número considerable de clientes tuviera que volver de nuevo a la Apple Store. Apple nunca admitió que esos teclados tuvieran un defecto de diseño que los hacía propensos a fallar al poco tiempo de uso, y continuó vendiendo esos portátiles hasta que fueron totalmente sustituidos por versiones más modernas con teclados normales de tipo tijera. La compañía ha ofrecido hasta 4 años de garantía extendida gratuita para todos los MacBooks con este tipo de teclado, pero después de esos 4 años, si se vuelve a estropear el teclado, tienes que pagar tú la reparación. El juez determinó que esta garantía extendida no era suficiente.

Teclado butterfly del MacBook Pro
Teclado butterfly del MacBook Pro, vía Kyle Wiens en Twitter.

Por esta razón, y tras varios años de litigios, finalmente Apple ha aceptado repartir 50 millones de dólares entre todos los clientes que alguna vez han tenido que cambiar el teclado de su MacBook. Dará 395 dólares a cada uno de ellos. Se les enviará un aviso de esta indemnización a partir del mes de diciembre. Apple ya había aceptado pagar este dinero y dejar de pelear por una causa perdida para ellos, pero no ha sido hasta ahora que la sentencia es firme. Los que más dinero han ganado con toda esta historia, no obstante, son los abogados del caso, que se reparten 13,6 millones de dólares según cuentan en Law360.