Foxconn recibe permiso para recibir a sus empleados de vuelta, pero por ahora sólo el 10% de su plantilla está trabajando

El gobierno chino ha dado permiso a Foxconn para comenzar de nuevo su producción, admitiendo de nuevo a sus empleados a pesar de la epidemia de Coronavirus de Wuhan que está azotando China. Este permiso llega después de que el gobierno de China parara los planes de la compañía tras sus planes iniciales de comenzar la producción hoy, día 10 de febrero.

Interior de una de las fábricas del iPhone

Por ahora, y debido a este retraso inicial, parece que sólo el 10% de la plantilla de Foxconn está trabajando. Las razones pueden ser varias, desde empleados que no han podido regresar a casa por falta de medios de transporte, o porque viven en alguna de las ciudades cerradas de la provincia de Hubei (como Wuhan) o quizás simplemente por miedo. También es posible que Foxconn vaya llamando poco a poco a todos sus empleados y comenzando a funcionar gradualmente mientras comprueba que los que llegan no están contagiados.

Cuando una persona se contagia del Coronavirus, se requiere una cuarentena de dos semanas, durante las cuales no puede salir de casa o del hospital. Ese es el período de incubación del virus y sólo superando ese tiempo se puede garantizar que una persona no va a contagiar a otra. Durante esos días, lo único que se puede hacer es aliviar los síntomas con analgésicos porque, por ahora, no hay una cura oficial para este virus, que presenta un cuadro clínico muy similar al de la gripe; Problemas respiratorios, dolor de cabeza y fiebre alta.

Que Foxconn, fabricante del iPhone y otros productos de Apple y de muchas otras empresas, vuelva a empezar su actividad, son buenas noticias para la industria de la electrónica de consumo porque de sus trece fábricas en China salen la mayoría de productos electrónicos de todo el mundo. Es posible que tarden tiempo en recuperar el ritmo de producción al completo, sobre todo si tenemos en cuenta que la prioridad número uno es mantener a sus empleados sanos. Millones de personas, literalmente, trabajan en pequeñas ciudades que la propia compañía prepara alrededor de sus fábricas para evitar desplazamientos innecesarios y poder captar más empleados. Hay que tener mucho cuidado porque no haya mucho espacio, y un lugar así es perfecto para que un virus se propague rápidamente.

Fábrica de Foxconn