Publicidad
Publicidad
Página principal Apple El iPhone X, 8 y 8 Plus utilizan un sistema mejorado de control energético que administra mejor la reducción de velocidad cuando se degrada la batería

El iPhone X, 8 y 8 Plus utilizan un sistema mejorado de control energético que administra mejor la reducción de velocidad cuando se degrada la batería

Publicado el Por 1

El problema de los iPhones ralentizados deliberadamente para evitar reinicios inesperados debido a una batería nos trajo la noticia de que sólo el iPhone 6/6 Plus, 6S/6S Plus, 7/7S Plus y SE se veían afectados. Entonces, todos pensamos que el iPhone 8/8 Plus o el iPhone X, al acabar de salir al mercado, no entraban dentro de esta posibilidad de tener una batería degradada porque eran demasiado nuevos y no había ninguno cuya batería pudiera haber visto empeorado su estado. Nos equivocábamos en esta asunción; Ahora, en un documento actualizado sobre el rendimiento de las baterías, Apple nos cuenta ahora que estos últimos modelos de iPhone tienen un nuevo sistema de control energético que permite administrar mejor la situación cuando la batería instalada no puede dar más de si. Dicho de manera más sencilla, el iPhone 8, 8 Plus y X no se verán tan ralentizados cuando sus baterías se degraden… en estos modelos, se notará mucho menos esa reducción de velocidad.

Esto es lo que nos cuentan, citando literalmente (énfasis en negritas aportado por nosotros);

Los modelos del iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X cuentan con un diseño de hardware y software más avanzado que ofrece una estimación más precisa de las necesidades energéticas y la capacidad de energía de la batería, de forma que se optimiza el rendimiento general del sistema. Esto permite un sistema de administración del rendimiento distinto que hace que iOS se anticipe a los apagados inesperados y los evite con mayor precisión. Como consecuencia, los efectos de la administración del rendimiento pueden pasar más desapercibidos en el iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X. Con el tiempo, las baterías recargables de todos los modelos de iPhone perderán capacidad, su rendimiento máximo disminuirá y finalmente tendrán que reemplazarse.

Esto deja claro que en el futuro, si bien nadie se librará de tener que cambiar la batería de su iPhone cuando se haya degradado demasiado, al menos las ralentizaciones serán menos aparentes, quizás menos sufridas por los usuarios. Habrá que esperar un par de años para empezar a notar este problema en estos modelos de iPhone.


Publicidad
Publicidad


Publicidad
Publicidad

Puedes recibir notificaciones de todos nuestros artículos en tiempo real siguiéndonos en Facebook o Twitter, o recibir un resumen diario y sólo uno de todos los artículos en tu cuenta de email.


Publicidad