Pronto podremos llamar a Siri sin decir Oye delante

Desde sus comienzos, cada vez que queremos invocar a Siri directamente con un comando de voz, debemos decir Oye, Siri, o Hey, Siri en inglés. El asistente está programado para detectar esas dos palabras, Hey y Siri, tras las cuales está la pregunta que se le hace. Sin embargo, la competencia, concretamente Alexa, no necesita de ningún Oye, OK o Hey. Simplemente se llama a Alexa como lo harías con cualquier persona, y se pregunta o pide algo. Es, sin duda, bastante más cómodo y rápido.

Siri

Todo esto podría cambiar pronto. Mark Gurman nos cuenta en su newsletter Power On de este fin de semana que Apple está trabajando en una actualización de Siri que permite llamarla por su nombre sin más, como Alexa, y hacerle una pregunta o petición. Que Siri sepa cuando se están dirigiendo a ella (o él, si tienes configurada una voz masculina) simplemente mencionando el nombre y que detecte cuando se la nombra pero no se habla con ella, es bastante difícil. Primero tiene que estar alerta a escuchar Siri, y luego determinar si alguien está pidiendo algo, o si están simplemente mencionándola pero sin intención de comunicarse con ella. Hacer esta distinción, no es nada fácil.

En el caso del asistente de Google, hay que decir también Hey Google pero luego sucesivas preguntas de la conversación obvian ese paso. En general se podría decir que tanto Alexa como el asistente de Google hace tiempo que van varios pasos por delante de Siri, que fue la primera y la más avanzada inicialmente pero que con el tiempo es un asistente que no puede hacer muchas de las cosas que los asistentes de Alexa o Google sí pueden hacer.

Siri ahora es compacto en iOS 14

Algunos dicen que el problema de la lenta evolución de Siri es que Apple no utiliza los datos de utilización de todos sus usuarios para ayudar a desarrollar más a Siri. Siempre que configuramos un nuevo iPhone se nos pide permiso para enviar datos de uso anónimos a Apple. Muy pocos usuarios aceptan, y por lo tanto, la cantidad de información que llega a los programadores de Apple que se encargan de Siri, también es bastante baja. Esto ralentiza su desarrollo considerablemente, pero es probable que además de esa, haya muchas otras razones.