El iPhone 11 tiene un nuevo sistema de gestión de energía avanzado que reduce los problemas de baterías degradadas

El problema de las baterías degradadas de iones de litio que todos sufrimos desde hace muchos años, es uno de los caballos de batalla más importantes a los que se tienen que enfrentar los fabricantes de los dispositivos que las utilizan. Da igual si se trata de un smartphone, un ordenador portátil o un coche eléctrico; Las baterías de iones de litio se degradan con el uso, y también con el tiempo. Pierden capacidad, y pierden también potencia, y eso hace que un iPhone se pueda apagar repentinamente cuando pide más energía de la que puede dar en momentos determinados, como cuando la CPU requiere funcionar a un máximo de potencia.

Batería del iPhone 11 Pro
Batería del iPhone 11 Pro (vía iFixit). Pulsa en la imagen para abrir una versión en alta resolución.

Esta es la razón por la que Apple decidió bajar la velocidad de la CPU del iPhone cuando la batería se degrada. Esto no es un problema porque es mejor un iPhone lento que un iPhone apagado, pero su gran error fue hacerlo sin explicar y comunicar antes a los usuarios su decisión. Esta enorme falta de tacto en una decisión tan importante les ha llevado a pedir disculpas públicamente, tener usuarios descontentos y ofrecer cambios de batería en el iPhone a precio de saldo, pero a pesar de todo tienen una buena colección de demandas judiciales pendientes de resolución.

Ahora que el iPhone es un dispositivo que se puede utilizar sin problemas 4 o 5 años, es importante planear que al menos una vez, será necesario cambiar su batería por una nueva para poder mantener el rendimiento al 100%. Teniendo esto en cuenta, en Apple han evolucionado el sistema de gestión de energía y como detallan en su web, el iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max tienen un nuevo sistema de gestión avanzada de energía que permite mejorar la situación de las baterías degradadas con el paso del tiempo.

En esta página no explican qué es lo que hace este sistema nuevo exactamente, pero sí indican que los efectos de las baterías degradadas se notan menos, y las consecuencias de los mismos, como menos brillo en la pantalla, menos velocidad o menos volumen en el altavoz, pasarán más desapercibidos cuando las primeras unidades del iPhone 11 empiecen a funcionar con su batería degradada por los ciclos de carga y descarga.

Si quieres saber qué nivel de salud tiene la batería de tu iPhone, puedes comprobarlo abriendo la App de Ajustes y yendo a Batería y Salud de batería.

Salud de la batería en iOS 13

Apple recomienda el cambio de batería cuando ese porcentaje baja del 80%, algo que suele ocurrir a los tres o tres años y medio de utilización normal, aunque en muchos casos alcanzan los cuatro años sin problemas, que equivale a casi 1500 ciclos de carga y descarga.