Apple consideró utilizar módems 5G de MediaTek, Intel o Samsung para los nuevos iPhones del 2019

En uno de los juicios en los que se está determinando si Qualcomm ha incurrido en actividades que perjudican la competitividad en el mercado de componentes electrónicos, se están haciendo declaraciones por parte de varias empresas, que participan como testigos. Apple es una de ellas, y en esas declaraciones se han podido saber algunos detalles interesantes sobre la relación de Apple con Qualcomm en el pasado y también con los preparativos de futuros modelos de iPhone.

Baseband del iPhone 5 con el logo de Qualcomm

Tony Blevins, la persona responsable de la cadena de suministro de componentes en Apple, ha dicho que para los modelos de iPhone que Apple está preparando para este año 2019, han evaluado la posibilidad de utilizar módems 5G de Samsung o MediaTek, además de los actuales que utilizan de Intel. El hecho de que se mencione que son 5G es la parte que llama la atención porque se supone que Apple esperaría a modelos de iPhone más tardíos para dar el salto al a quinta generación de redes de telefonía móvil. No se espera que los nuevos modelos de iPhone que presenten este año 2019 se puedan conectar a redes 5G, que por otro lado, por ahora, brillan por su ausencia en la mayor parte del planeta.

El módem, es el SoC (sistema en un chip) que constituye un pequeño ordenador en si mismo, encargado de validar y administrar la tarjeta o tarjetas SIM ahora que el iPhone puede utilizar varias simultáneamente, las conexiones con las antenas de telefonía y el cambio de las mismas según se desplaza el usuario o la potencia con la que transmite o recibe datos de ellas, en diferentes bandas al mismo tiempo. También administra, entre otras muchas cosas, si se permite utilizar una tarjeta SIM, y es por lo tanto el lugar que antaño había que hackear cuando un iPhone bloqueado para una operadora de telefonía móvil se quería utilizar con otra tarjeta SIM de otra compañía. Eran los días en los que el principal beneficio del Jailbreak era poder modificar el comportamiento de este mini-ordenador dentro del ordenador que es el iPhone, habitualmente llamado baseband.

En realidad, aunque estos datos aparecen en Reuters ahora como una novedad, la noticia es bastante obvia. Apple no quiere que Intel sea el único proveedor de este componente tan importante, no porque no les guste lo que fabrican, sino simplemente porque no tener más de un proveedor pone a la compañía en riesgo de no poder fabricar muchos iPhones si, por la razón que sea, ese único proveedor no pudiera suministrar suficientes chips. Es tan sencillo como eso. Además, que haya varios proveedores supone que tienen que competir entre ellos por conseguir la cuenta de Apple y eso resulta, a largo plazo, en un precio más bajo. Todo esto, lo ha declarado Blevins en este juicio en el que la FTC norteamericana intenta determinar si Qualcomm ha utilizado su posición dominante en el mercado para acabar, deshonestamente, con los tratos que los fabricantes de smartphones podrían hacer con otros proveedores de módems… y así parece haber sido.

Apple ha contado, además de ese detalle bastante obvio de que intentan diversificar los proveedores de componentes clave, que para el iPad mini 2 intentaron llegar a un acuerdo con Intel, antes de que utilizaran sus módems en el iPhone, pero desecharon la idea porque Qualcomm les amenazó con subir los precios de este componente si utilizaban chips de otras empresas competidoras. Dicho de otra manera, Qualcomm no quería que Apple diversificara este componente y querían continuar siendo el proveedor exclusivo del mismo para Apple, a cambio de lo cual les ofrecían suculentos descuentos. Si Apple decidiera utilizar módems de otro proveedor, Qualcomm dejaría de aplicar esos descuentos. Esta empresa ha intentado hacer lo mismo, probablemente, con varios fabricantes de smartphones.

Qualcomm fue el proveedor del módem del iPhone, en solitario, desde el año 2011 al año 2016. Con el lanzamiento del iPhone 7 y 7 Plus, Apple empezó a utilizar tanto módems de Qualcomm como de Intel, en algunos modelos. En el año 2018, decidieron dejar de utilizar módems de Qualcomm definitivamente, y por esa razón todos los modelos de iPhone X, iPhone 8 y iPhone 8 Plus, utilizan todos módems de Intel. Fue también el detonante que enfrentó a Qualcomm y Apple en juzgados de medio mundo. Apple ha tenido que dejar de vender el iPhone 7, 7 Plus, 8 y 8 Plus en Alemania por esta razón.