TSMC podría estar considerando la construcción de una nueva fábrica de chips en Singapur

TSMC, la empresa que fabrica los procesadores de Apple para el iPhone, iPad y ahora también los M1 en todas sus versiones para los Macs, podría estar evaluando abrir una fábrica en Singapur para intentar hacer frente a la enorme demanda que, actualmente, está causando una escasez de chips en todo el mundo.

Oblea de CPUs
Oblea de CPUs.

La principal razón de la escasez de muchos chips no es que se fabriquen menos, como podría parecer, sino que la demanda se ha multiplicado y no hay suficiente capacidad de producción para satisfacerla. Hoy en día se fabrican más chips que nunca antes, pero incluso con ese incremento de producción no se puede hacer frente a la demanda, por varias razones. La principal, es que sólo hay un puñado de empresas en todo el mundo capaces de utilizar procesos de fabricación de 5 nm o menos, que es lo que ahora se demanda.

Un procesador con un proceso de fabricación muy pequeño consume menos energía, y por lo tanto, puede funcionar más rápido y calentarse menos. Al mismo tiempo, en dispositivos móviles se consigue ahorrar mucha energía, y así, darles más autonomía entre carga y carga. Empresas como Intel, de hecho, están teniendo muchos problemas para conseguir fabricar sus CPUs en un proceso de fabricación tan pequeño y en el futuro parece que pedirán también a TSMC que fabrique algunos de sus chips, mientras ganan tiempo para poder fabricarlos ellos mismos en ese tamaño. El proceso litográfico que permite reducir tanto los componentes de un chip es extremadamente complejo de conseguir, y también de imitar. Intel o TSMC guardan sus secretos industriales como si fueran un tesoro, porque, bueno, de hecho, lo son. Cómo consigue TSMC fabricar chips de 5nm o cómo es posible que tengan planes de llegar hasta los 2nm en pocos años, es todo un secreto que nadie conoce fuera de la compañía.

En cualquier caso, lo importante a entender aquí es que la demanda por chips de este proceso litográfico de fabricación tan pequeño es tan elevada que aún pasarán años hasta que las empresas capaces de utilizarlos consigan incrementar su producción lo suficiente como para satisfacerla. Que otras empresas fabricantes de chips alcancen la misma capacidad de miniaturización es muy poco probable, al menos a corto plazo. Por todas estas razones, que TSMC esté considerando otra fábrica en Singapur, tiene todo el sentido del mundo; están dejando de ganar dinero simplemente porque no dan más de sí.

Aunque parece que la decisión de esa fábrica de chips en Singapur aún no se ha tomado, es muy probable que todo dependa de hasta qué punto el gobierno de Singapur está dispuesto a poner dinero sobre la mesa, facilidades fiscales etc.

Hoy en día no sólo Apple o su competencia, sino también empresas de cualquier otra industria como por ejemplo los fabricantes de coches, dependen de poder conseguir chips en cantidades y precios que les permitan sacar adelante su propia producción de productos. Por ejemplo, muchas fábricas de coches alrededor del mundo han tenido que reducir o incluso parar su producción porque no tenían suficientes chips para los sistemas de navegación, control de motor o pantallas de entretenimiento integradas puedan ser a su vez fabricados e integrados en el vehículo.

Vía: Wall Street Journal.