Microsoft tiene un acuerdo de exclusividad firmado con Qualcomm para limitar Windows para ARM a los ordenadores de esa marca

Una de las cosas que los usuarios de los nuevos Macs Apple Silicon se están perdiendo, es poder virtualizar Windows nativamente. Antes, con una CPU x86, cualquier programa de virtualización como Parallels, VirtualBox o VMWare Fusion podría instalar y ejecutar Windows a la velocidad prácticamente nativa de sus procesadores, sin retraso aparente. Apple por su lado ha provisto drivers para que todos sus Macs puedan instalar Windows nativamente, directamente, como cualquier otro PC, y en ese caso Windows funcionaba igual de bien que en cualquier otro ordenador con procesadores de Intel o AMD. Todo esto, con la llegada de las CPUs ARM de Apple, se ha terminado.

Windows 11

Sin embargo, muchos nos preguntábamos cómo era posible que Microsoft no utilizara más recursos para potenciar la versión para procesadores ARM de Windows. Tienen una, pero prácticamente no le prestan atención. Hoy, sabemos la razón; Qualcomm.

Según nos cuentan en XDADevelopers, Qualcomm y Microsoft podrían haber llegado a un acuerdo de exclusividad según el cual los de Redmon prometen no portar la versión ARM de Windows a otros ordenadores ARM ajenos a los que fabrica la propia Qualcomm.

Fuentes relacionadas con este acuerdo cuentan que esa exclusividad está a punto de terminar. Cuando eso ocurra, Microsoft podrá distribuir Windows para ARM de manera que funcione en cualquier equipo con procesadores que utilicen esta arquitectura, y no sólo los de Qualcomm. Es por esta razón que muchos nos estamos preguntando si, en ese caso, darán soporte a los Macs.

Craig Federighi ya ha comentado anteriormente que en Apple no tienen ningún problema en permitir que Windows en versión ARM se instale en un Mac con M1, M1 Pro o M1 Max, que si no existe es cosa de Microsoft y no de ellos. Ahora, sabemos a qué se refería exactamente, porque muy probablemente Craig era conocedor de esta cláusula, aunque por razones obvias no podía difundir el dato. Si esto es cierto, nos da esperanzas a los usuarios de Macs con el nuevo procesador de Apple para poder, algún día, optar por utilizar Windows, nativamente o virtualizado, si lo necesitáramos.

También es posible que incluso sin estar atados por esa supuesta exclusividad con Qualcomm, Microsoft opte por no invertir recursos en la versión ARM de su sistema operativo por considerar ese mercado no rentable o demasiado pequeño. Actualmente, y casi inmediatamente después de empezar a vender Macs con M1 hace un año, Apple se ha convertido en el principal fabricante de ordenadores con procesador ARM, seguidos de los responsables de la popularísima Raspberry Pi.

Qualcomm tiene como principal negocio el diseño y fabricación de chips de módem, que Apple también utiliza en el iPhone. Sin embargo, también son los fabricantes de las CPUs Snapdragon, las más popularmente utilizadas en una miríada de smartphones Android. Parece que, actualmente, son los únicos capaces de plantar cara en el mercado de las CPUs ARM en años venideros, aunque por ahora aún tienen que demostrar que pueden diseñar procesadores para ordenadores portátiles o de escritorio que den un rendimiento tan increíblemente bueno como los de Apple.