Que nadie se alarme: cuando las leyes obliguen a utilizar conectores USB-C en un smartphone, el iPhone probablemente ya estará utilizándolo

Estos días se está hablando mucho en diferentes medios de una nueva ley que obligará a todos los fabricantes de smartphones que vendan sus productos en la Unión Europea a utilizar el mismo conector de carga. De hecho, llevan desde el año 2014 debatiendo este tema, inicialmente con microUSB, y ahora con USB-C. Este paso permitirá utilizar cualquier cargador de cualquier otra marca de smartphone con un iPhone, obviando así la necesidad de tener que comprar un cargador nuevo o incluso de incluirlo en la caja, porque todos tendremos ya uno funcionando en casa o en la oficina. La idea de esta ley es facilitar que el consumidor no tenga que comprar un nuevo cargador una y otra vez, cada vez que cambia de smartphone. Ahora, se comenta mucho que ese nuevo conector de carga común y estándar será el USB-C, que Apple ya utiliza en los MacBooks y en el iPad Pro.

Apple USB-C Lightning de Apple

En el iPhone, Apple utiliza todavía el conector Lightning, que ya tiene su tiempo; fue presentado en el año 2012, junto con el iPhone 5. Por lo tanto, estamos cerca de llegar a la década de utilización de este sistema reversible (da igual cómo se introduzca el conector en el iPhone). Apple aún lo utiliza por alguna razón, quizás por todos los accesorios que hoy en día hay en el mercado para este conector, pero ya hemos visto que el iPad Pro del 2018 ya tiene uno de estos conectores USB-C, y en los MacBooks es también el único tipo de conector disponible, incluso para la carga del dispositivo. Todos echamos de menos el conector MagSafe magnético que tenían los MacBooks de hace unos cuantos años. Es irónico que lo que nos gusta (el MagSafe) lo elimina Apple, mientras que el Lightning, que podría haber dejado paso al USB hace ya dos o tres años, aún sigue con nosotros.

Mientras esperamos, recordamos que si esa nueva ley en la Unión Europea algún día se hace realidad, es muy probable que ya quede obsoleta porque para el momento en el que se obligue a los fabricantes a pasar al USB-C en sus smartphones, ya habrá ocurrido. Es sólo cuestión de tiempo que este conector de la última generación del estándar USB, que también es reversible, sea el que se utilice en el iPhone, tarde o temprano, sobre todo teniendo en cuenta el antecedente del iPad Pro.

Cámara conectada a un iPad Pro por el puerto USB-C

Conseguir que una nueva ley salga adelante en la Unión Europea puede llevar años. Los fabricantes también deben ser notificados con varios años de antelación de la nueva normativa, porque planean y diseñan sus dispositivos con años de antelación. Por esta razón es muy probable que no veamos una ley que obligue a utilizar USB-C en un iPhone hasta el año 2022 como muy pronto. Es probable, de hecho, que ningún fabricante esté utilizando cualquier otro tipo de conector cuando llegue ese momento.

Actualmente el USB-C está por fin despegando en serio, ya que la mayoría de nuevas cámaras de acción y pequeños dispositivos portátiles están pasando a USB-C en los últimos meses. Permite velocidades mucho más elevadas, conexión de múltiples tipos de dispositivos al mismo tiempo en el mismo cable, como por ejemplo un monitor 4K y un disco duro, y al mismo tiempo tiene implementados los sistemas de control y administración de carga rápida que permiten a un dispositivo permitir una mayor tensión para cargar más rápidamente su batería o reducir la velocidad si detecta temperaturas más elevadas o cualquier otro tipo de problema.

Puerto Lightning en un iPhone y USB-C en un MacBook
Puerto Lightning en un iPhone y USB-C en un MacBook.