Dos empresas surcoreanas proveeran todas las pantallas del iPhone 12

Como ya os hemos contado antes, desde hace bastante tiempo se espera que Apple presente cuatro nuevos modelos de iPhone a finales de este año. Por ahora llamamos a esta nueva generación el iPhone 12, aunque aún no sabemos qué nombre le dará Apple. Dos de esos modelos serán Pro, y otros dos, serán normales. Los dos modelos Pro son los que llevarán pantallas OLED, de más calidad y también más caras, como Apple ha hecho en los últimos años.

Pantallas de 120 Hz para el iPhone 12 Pro
Pantallas de 120 Hz para el iPhone 12 Pro, vía Front Page Tech.

Un nuevo rumor nos cuenta ahora que los proveedores de esas pantallas serán LG y Samsung Display, dos empresas surcoreanas. Una de ellas, Samsung Display, es especialmente curioso que esté ahí como proveedor de Apple porque forma parte del grupo empresarial del principal rival de Apple en la venta de Smartphones. No obstante, llevan muchos años siendo proveedores de pantallas para diferentes modelos de iPhone y Samsung además provee a Apple con muchos otros componentes además de pantallas. No es algo nuevo, ni llamativo dentro de esta industria.

Samsung Display proveerá pantallas para tres de estos cuatro nuevos iPhone 12; El de 5,4 pulgadas, el de 6,1 pulgadas, y el de 6,7 pulgadas, estos dos últimos, los modelos Pro. En total parece que han pedido a Samsung entre 30 y 35 millones de pantallas para el modelo de 5,4 pulgadas, y entre 15 y 20 millones para los modelos Pro de 6,1 y 6,7 pulgadas.

Supuesta pantalla del iPhone 12
Supuesta pantalla del iPhone 12, vía Digital Chat Station.

LG por su lado suministrará unas 20 millones de pantallas para el modelo de 6,1 pulgadas no Pro. Es importante tener varios suministradores de pantallas porque por ejemplo este año Apple ha tenido que pagar a Samsung casi mil millones de dólares por no haber llegado a los millones de pantallas del pedido al que se comprometió inicialmente con ellos, antes de toda la pandemia de COVID-19 que ha causado una caída de ventas en todo el mundo, para todos los fabricantes. Cuando se piden todas estas pantallas, el fabricante tiene que incurrir en una serie de costes fijos, venda o no venda esas pantallas, y por esa razón cuando el pedido difiere mucho de lo acordado se indemniza al fabricante para que pueda cubrir esos costes iniciales y no pierdan dinero con el trato. Tener ahora un segundo proveedor además de garantizar el suministro en caso de problemas logísticos, también permite conseguir precios más bajos y no dejar que un sólo fabricante tenga un monopolio en el mercado. Apple ha estado ayudando a LG invirtiendo en sus fábricas de pantallas para conseguir, precisamente, no depender de un sólo fabricante.

Vía: Nikkei.