Cineasta compara la calidad de grabación de vídeo de una cámara de cine de 10.000 dólares con la del iPhone XS

Un cineasta llamado Ed Gregory ha comparado una cámara habitualmente utilizada en el cine, una Canon C200 con una lente Sigma Art 18-35/1.8, con la cámara de un iPhone XS. El objetivo es ver hasta qué punto la cámara trasera del iPhone es capaz de grabar vídeo de alta calidad.

El objetivo utilizado para la C200 no está elegido casualmente; Es un objetivo con una distancia focal equivalente al resultado que se obtiene con la cámara del iPhone XS. Antes de que continúes leyendo, es importante tener en cuenta que nadie aquí va a decir que la cámara de un iPhone es mejor que una cámara utilizada para filmar películas de cine, que cuesta por encima de los 10.000 dólares. Esa cámara, es mejor que la del iPhone, en prácticamente todos los sentidos en los que uno pueda compararla, a excepción quizás del precio y de la portabilidad de la misma. Dicho esto, os ponemos el vídeo de la comparación y las principales conclusiones bajo el mismo.

Para los neófitos, y sobre todo viendo el vídeo en YouTube, es difícil averiguar cuál de las dos cámaras es el iPhone, y cuál la Canon C200, ¿verdad? – así de buenas son ambas cámaras. La cámara 1 es el iPhone XS, y la cámara 2, la Canon C200.

Conclusiones

Las conclusiones que se sacan de esta comparación son que el iPhone XS graba con una calidad de color y un rango dinámico tan elevado que deja con la boca abierta. Los cielos y los detalles de las sombras se pueden observar perfectamente, a resolución 4K, y esto es impresionante si tenemos en cuenta que para cada fotograma de vídeo que se graba el sensor está haciendo cuatro tomas, unas ligeramente sobreexpuestas y otras ligeramente subexpuestas. Luego, en tiempo real, las une en una sola imagen, como cuando se hace una foto, pero a una resolución inferior, la adecuada para un vídeo 4K. El proceso se repite 60 veces por segundo, en tiempo real. Esta, es una de las capacidades del nuevo A12 Bionic que lleva el iPhone XS.

Si bien el vídeo del iPhone XS tiene obviamente menos calidad, su color según sale del iPhone permite ser utilizado casi directamente, sin necesidad de gradar (dar color o aplicar filtros) después. Ed nos muestra cómo le ha dado un poco más de contraste, pero poco más. Los vídeos que salen de la C200 tienen todos mucho más detalle y calidad en general, pero luego hay que trabajar mucho sobre ellos, para darles el tono, temperatura de color, contraste etc – la C200 graba directamente en formato RAW y con unos ficheros que ocupan muchos terabytes en un disco duro, se editan en un ordenador para conseguir unos resultados obviamente dignos de cualquier película de cine. El resultado según sale de la cámara, como hemos visto en el vídeo, está muy poco contrastado y tiene un aspecto muy gris. Esto ocurre porque es lo que el sensor ha registrado, sin ningún tipo de proceso posterior.

El iPhone XS no se puede utilizar para algo así, pero sí que permite obtener vídeos con una rapidez y versatilidad impresionantes para ser un smartphone. No es la mejor cámara que ha visto, pero sí es la mejor que ha encontrado nunca antes en un smartphone para grabar vídeo. Los resultados que se obtienen con él permiten ahorrar mucho tiempo y crear vídeos muy interesantes en poco tiempo, y aunque el proceso y resultado varíen mucho, el resultado es un estilo diferente que puede llegar a ser igualmente muy bueno. Apple aplica un procesado de imagen posterior que a menudo acaba con muchos de los detalles, como hemos visto en el vídeo, pero que generalmente pasan desapercibidos para los que no saben dónde buscarlos.

¿La enorme ventaja del iPhone XS a la hora de grabar vídeo? – bueno, lo sacas del bolsillo, y tienes esa enorme calidad de grabación disponible. Es la cámara que llevas siempre encima. Pulsas un botón y grabas. Eso es todo. Es algo que obviamente no se puede decir de la C200, una cámara que hay que preparar bien y conocer con todo detalle para poder exprimir al máximo. Son dos cámaras diferentes, con dos objetivos muy distintos pero da gusto ver que el iPhone XS, a pesar del detalle que se pierde, se compara con tan buena calidad con una de las mejores cámaras de cine que hay en el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here