Apple sabía que el iPhone 6 y 6 Plus tenían un problema estructural antes de ponerlos a la venta

A finales del año 2016, Apple puso en funcionamiento un programa de reparación de iPhone 6 o 6 Plus que tuvieran una pantalla táctil que no respondiera al tacto de los dedos. Este problema en el que el digitalizador de la pantalla deja de funcionar, se debe al chip que administra esta función, que se desconecta de sus pines en la placa base muy ligeramente, lo suficiente como para dejar de funcionar. Esa desconexión ocurre, según parece, por la maleabilidad del iPhone 6 en general, y el iPhone 6 Plus en particular, que obviamente al ser más grande también es más fácil sufrir deformaciones estructurales, por ejemplo, al meterlo en un bolsillo trasero de un pantalón y sentarse en alguna parte. Cuando la pantalla deja de funcionar por este problema, basta con apretar un poco sobre la pantalla del iPhone para que las patillas de ese chip vuelvan a hacer contacto y la pantalla táctil funcione de nuevo, aunque en algunos casos no hay nada que uno pueda hacer para solucionar el problema y en cualquier caso, vuelve a ocurrir siempre a las pocas horas, tan pronto el iPhone se vuelva a doblar aunque sea muy ligeramente, sin llegar a deformar nunca su estructura.

iPhone 6 doblado

Este defecto, que se bautizó como Touch Desease (algo así como enfermedad táctil) vino a corroborar que el iPhone 6 y 6 Plus tenían, efectivamente, un problema de diseño que los hacía más propensos a ser doblados en comparación con otros smartphones de la competencia o con anteriores modelos de iPhone. Apple aprendió la lección y el iPhone 6S ya vino con algunos cambios estructurales en su carcasa trasera que los hacía menos propensos a sufrir deformaciones. El chip de la capa digitalizadora de la pantalla que se encarga de detectar los dedos sobre la misma, también se reforzó para evitar que se desconectara. Por esa razón, este problema desapareció totalmente tras el lanzamiento de esta nueva generación, pero en el caso de los millones de personas que compraron el iPhone 6 o 6 Plus por todo el mundo, quedaron un poco desamparados. El problema puede llegar a ocurrir incluso si no se ha forzado el iPhone de ninguna manera aparente, porque a veces, bastan las torsiones que sufren en el bolsillo de un pantalón vaquero o jeans, mucho más estrechos de lo que parece, para causar el problema de pantalla táctil.

Debido a la generalización de estos problemas y los casos que se acumularon en las Apple Store, muchos usuarios se unieron para demandar a Apple colectivamente en California. Hoy, gracias a los documentos que la jueza Lucy Koh ha hecho públicos, tenemos la confirmación de que Apple conocía la mayor maleabilidad del iPhone 6 y 6 Plus antes de ponerlos a la venta. A pesar de eso, parece que decidieron ponerlos a la venta igualmente. Apple sabía que el iPhone 6 y sobre todo el 6 Plus, podían doblarse pero consideraron que su resistencia a ser doblados era razonablemente buena, y que no se diferenciaban mucho de cualquier otro smartphone en ese sentido. En Apple determinaron que el iPhone 6 era 3,3 veces más propenso a doblarse en comparación con el iPhone 5S, y el iPhone 6 Plus unas 7,2 veces más propenso en comparación de nuevo con el iPhone 5S, aunque esto por otro lado es normal porque el iPhone 5S tenía una pantalla mucho más pequeña en ambos casos y por lo tanto tiene menos superficie sobre la que sufrir tensiones que lo puedan doblar.

Estos resultados de las pruebas internas de Apple antes del lanzamiento demuestran que la compañía sabía que estas deformaciones eran más probables que en modelos anteriores de iPhone, pero continuaron adelante sin cambiar el diseño de la máquina. Probablemente lo que nunca pensaron es que el chip del sistema táctil de la pantalla podría desconectarse y causar problemas incluso con torsiones tan leves que no deformen el terminal. Apple responde a esto que el problema ocurre cuando el iPhone 6 se ha caído varias veces y luego ha sufrido una torsión fuerte, pero os podemos contar por nuestra propia experiencia que esto no es así. Un iPhone 6 Plus que teníamos por aquí tuvo una pantalla táctil que dejaba de funcionar hasta que apretábamos el cristal en las esquinas. Todos los días, cada pocas horas, había que hacerlo. Afortunadamente se trataba de un iPhone con protección Apple Care y la compañía accedió a cambiárnoslo por otro iPhone 6 Plus sin ese problema. Este iPhone 6 Plus de reemplazo, con exactamente la misma funda y trato que el anterior, nunca mostró el mismo problema hasta el día de hoy.

Apple ofrece desde entonces un precio especial de reparación al iPhone 6 o 6 Plus afectado por este problema, de 149 dólares.

Vía: Motherboard.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre