Así es la vida de un empleado chino que trabaja ensamblando el iPhone en una fábrica de Pegatron

Dejian Zeng es un ex-empleado de Pegatron, una de las empresas con las que Apple trabaja para ensamblar el iPhone y otros dispositivos. Cuando Zeng trabajó en una de las cadenas de producción de esta empresa, como parte de un programa de verano, pudo comprobar en primera persona cómo es ser uno de las decenas de miles de trabajadores que consiguen que un iPhone llegue a nuestro bolsillo después de un largo proceso para el que se necesitan cientos de piezas y pasos. Si te imaginabas que trabajar en un lugar así es duro, no te equivocas; es muy repetitivo y aburrido… es también muy exigente física y psíquicamente. No vale cualquiera. Zeng lo vivió en sus propias carnes y ante la impotencia de no poder hacer nada para cambiar la situación decidió empezar a dar conferencias y trabajar para concienciar a todos sobre la situación de los millones de personas en China que fabrican la inmensa mayoría de productos electrónicos que compramos en el resto del planeta.

Dejian-Ken-Zeng extrabajador de Pegatron

Os resumimos los puntos que nos parecen más importantes de toda su historia;

  • Los primeros días que trabajas en la fábrica, no te da tiempo a hacer tu trabajo antes de que llegue el siguiente iPhone, y estás muy concentrando intentando acelerar tus tareas. Sin embargo, cuando te acostumbras puedes hacerlo con los ojos cerrados. Eso da mucho tiempo a los trabajadores, pero eso es lo peor, porque se aburren más al no poder hacer otra cosa. Sólo pensar. Pueden hablar con otros empleados pero si el supervisor pasa, les llama la atención para que bajen la voz.
  • Es habitual entrar a las 7:30 de la mañana, y salir de la fábrica 12 horas después.
  • Los empleados de Pegatron no tienen permitido entrar con cualquier dispositivo electrónico en la fábrica. Los tienen que dejar fuera… así que nada de WhastApp, emails, llamadas ni, bueno, absolutamente nada que se pueda hacer en un Smartphone. Si trabajo es mirar siempre al mismo sitio y hacer siempre la misma cosa. Una y otra vez hasta que llega la hora de salir.
  • Para evitar que alguien pueda colar un dispositivo electrónico, en la entrada de la fábrica hay detectores de metales. Cuando empezó la producción del iPhone 7, la sensibilidad de estos detectores de metales se elevó, y había empleados de Apple vigilando personalmente la evolución de todo el proceso, cada día, porque al ser un nuevo producto querían saber si había algún problema en el segundo en el que ocurre. En Pegatron los llaman el cliente. Avisan a todos que están ahí, y quiénes son.
  • Durante esos días, los directivos de la fábrica se vuelven muy cautelosos asegurándose de limpiar todo mucho más de lo habitual. Incluso intentaban que no hubiera polvo en la nave.
  • El trabajo de Zeng consistía en poner un sólo tornillo y una pegatina en la parte trasera de cada iPhone 6S que llegaba a sus manos en la cadena de producción. Todas las tareas se dividen o atomizan mucho, hasta lo más simple.
  • Por ese trabajo, le pagaron 450 dólares al mes, incluyendo horas extras. Le dieron alojamiento en un dormitorio con otros empleados (otros siete además de él), pero tenía que pagar por sus almuerzos. Eso quiere decir que el trabajo de un mes no le permitiría comprar ni siquiera una de esas máquinas que ayudaba a ensamblar. Por esa razón, la mayoría de los empleados de la fábrica utilizaban smartphones Android, de marcas chinas como Oppo, mucho más baratas. Algunos trabajadores, tienen iPhones.
  • Este sueldo, es ahora un 50% más elevado de lo que era hace 5 años, y está por encima del sueldo medio de Shanghai. Apple paga las horas extras durante el fin de semana al doble de precio, y el resto, un 50% más de media que el resto de empresas en China. Así son los dormitorios de Pegatron por fuera. Desde aquí, llevan a los empleados en un autobús a la fábrica, que está a unos 10 minutos de camino.
  • Los empleados de Apple que hay allí todos los días, a menudo hacen auditorías sin avisar.

Dormitorios de Pegatron

  • A pesar de todo, muchos trabajadores están contentos de estar fabricando un iPhone que todavía no ha sido presentado.
  • Muchos trabajadores nuevos entran, muchos trabajadores lo dejan tras dos semanas o un mes. El trabajo que hacen no se considera ni bueno ni malo. Sólo van a por un dinero, y cuando lo tienen, se van. Ahí acaba toda la historia. Sólo les interesa ese dinero, generalmente para ayudar a su familia.
  • El entrenamiento al que someten a todos los empleados es exhaustivo. Lo hacen durante dos días, y la mayor parte del tiempo lo que se aprende está relacionado con la seguridad de la fábrica. Apple les ofrece una App que están obligados a descargar en su smartphone para aprender más sobre lo que van a hacer, o sobre cómo se tratan las horas extras. Pegatron se preocupa por la seguridad y por el problema de los menores de edad, que no pueden dejar pasar sino quieren problemas con Apple.
  • Otros empleados de Apple comprueban cada día que nadie trabaja más de 60 horas a la semana. El 99% de las semanas trabajadas por cada empleado están por debajo de ese límite de 60 horas. La media de horas trabajadas es de 43 a la semana.
  • Te dan 10 minutos de descanso cada 2 horas de trabajo. Si tienes que ir al baño, tardas 10 minutos y se acaba tu descanso con eso. Por esa razón, muchos aprovechan para echar una pequeña siesta.
  • El segundo descanso son 50 minutos para almorzar. Suelen comer verdura y carne, a veces empanadillas chinas, y arroz. A veces hay manzanas y peras como fruta, en una cantina enorme. Los que terminan pronto su almuerzo, duermen un poco, en sofás que hay en esa cantina, aunque no se pueden tumbar en ellos. Si te pillan tumbado, escanean el código de barras de tu tarjeta de empleado para reportarlo, esa información llega a tu jefe. Si se repite, descuentan dinero de tu salario.
  • Tras el almuerzo, dos horas más de trabajo, descanso de 10 minutos, y otras dos horas antes de volver a casa.

Empleados de la fábrica de Pegatron

  • Tras ese tiempo, te quedas más tiempo si te hace falta hacer horas extras.
  • Al volver casa, si te quieres duchar en la residencia, a veces hay agua caliente, pero a veces se agota antes de que llegues. A veces ni siquiera hay agua. Pero hay Wi-Fi. Eso sí, hay que hacer cosas para poder utilizarla, como bajar ciertas Apps a cambio de las cuales te dan puntos. Si quieres, puedes comprar puntos con unos 5 yuan, como si fueran monedas virtuales de un videojuego, pero la mayoría de empleados simplemente baja más y más Apps para conseguir Wi-Fi gratis. Es un negocio.
  • Tras la ducha, la gente juega a videojuegos, navega por la red en una cafetería o ve vídeos en su smartphone.
  • A las 6:30 del día siguiente te levantas, y todo vuelve a empezar.

Residencias de Pegatron

  • Te haces amigo de los que trabajan en tu línea de montaje, y también de tus compañeros de dormitorio, aunque según el turno a veces pasa más de un mes hasta que vuelves a ver a determinadas personas.
  • Los empleados que Zeng encontró en la fábrica de Pegatron, no son analfabetos para nada. Hablaban bien informados de temas de política exterior de China, la historia de EEUU, conocen bien muchas películas, temas de actualidad de famosos, etc. Todo el mundo sabe qué modelo de iPhone se está fabricando, si se ha presentado o no, etc – a pesar de que nadie en la fábrica informa sobre ese tema. Sin embargo en la entrevista no se comprueba tu nivel de preparación, sólo se confirma si puedes hacer el trabajo que se te pide.
  • Los que llevan mucho tiempo allí se convierten en responsables de una línea de montaje. Primero eres empleado base, en una sola posición, como Zeng. Luego te cambian en varias posiciones cuando aprendes otras tareas. Finalmente, líder de grupo como responsable de una línea entera. Por encima de eso, está el manager de la sección, y por encima de esa persona, el director de la fábrica.
  • Cuando se hacen comprobaciones de producción de un iPhone nuevo, como el iPhone 7 en el caso de Zeng, se producen unos cinco de ellos en un sólo día, por lo que a veces te hacen esperar dos horas en la cadena de producción sin hacer nada. No puedes hablar con otros empleados en estos momentos. Si te quedas dormido, te llaman la atención y te obligan a permanecer de pie, para no dormirte.
  • Todos los empleados consiguen un uniforme, y sólo uno. Hay que lavarlo durante los fines de semana, y si no lo haces, y muchos no lo hacen, huele mal. Por eso en la cadena de producción a menudo hay un poco de mal olor.
  • Tras los entrenamientos, hay exámenes. Te dan la respuesta a varios de esos exámenes, y luego te preguntan en un papel qué tal fue el entrenamiento, y que pongas una nota del 1 al 5. Aconsejan poner 4 o 5, y todo el mundo lo hace para evitar problemas. Obviamente estos exámenes son comprobaciones de Apple para averiguar si los entrenamientos son efectivos, pero están obviamente muy influenciados.
  • El primer día, comprueban que todos los empleados pueden deletrear el alfabeto en inglés, porque muchas de las cosas que se tienen que leer utilizan lo que ellos llaman letras inglesas.

Fábrica de Pegatron

¿Qué te parece esta vida? – todo esto es por lo que pasa la gente que se encarga de que tu iPhone funcione. En este vídeo, podemos ver a Zeng, la persona gracias a la cual sabemos todos estos detalles. Quizás, a partir de ahora cada vez que enciendas tu iPhone lo ves de manera un poco diferente.

Vía: Business Insider.


4 Comentarios

  1. […] Apple Apple cambia el nombre de su servicio de Podcasts a Apple Podcasts Android Apple continúa perdiendo mercado en China, en España Android llega al 90% de cuota Apple Apple regala una camiseta y un pin a los empleados que completan los círculos de actividad de su Apple Watch durante un mes 3G – WCDMA Qualcomm contraataca demandando a Apple, pide una indemnización Apple Así es la vida de un empleado chino que trabaja ensamblando el iPhone en una fábrica de Pegatron […]

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre