Apple es la única compañía de la industria tecnológica que no ha despedido a miles de empleados

Estos días estamos viviendo momentos duros para decenas de miles de personas. Desde Twitter, en donde aproximadamente la mitad de la empresa ha sido despedida o ha dimitido en masa, hasta Google, que hoy ha anunciado que echará a 12.000 empleados a la calle, se viven días de despidos masivos producidos por la sobrecontratación en la que incurrieron durante los días de confinamiento al principio de la pandemia de Covid. En esos días, las ventas de dispositivos electrónicos para pasar el tiempo en casa o trabajar se disparó, y con ellos los servicios, desembocando en muchas contrataciones que ahora que todos salen más a la calle y vuelven a tener una vida más o menos normal, dejan de ser necesarias. Microsoft anunció hace dos días que recortaban su plantilla en 10.000 personas. Amazon ha echado a 18.000 personas. Facebook a 11.000. Salesforce a 7000… pero entre todas estas compañías falta un nombre. Efectivamente, Apple es prácticamente la única compañía de la industria de la tecnología que no ha despedido masivamente a miles de empleados.

Apple Park Hello con Tim Cook
Tim Cook espera a todos los empleados de Apple en sus oficinas.

Eso habla muy bien de ellos, porque, como el resto de compañías, también sufren las consecuencias de la pandemia, de la escasez de chips y otros componentes, de la subida de precio de la energía, de la inflación o de los problemas de distribución a nivel mundial. En pocos días sabremos exactamente hasta qué punto todo esto ha impactado en sus resultados económicos, pero no deja de ser sorprendente que Apple sea la única compañía que ha decidido mantener a todos sus empleados en su sitio.

Sundar Pichai, CEO de Google, ha publicado hoy esta carta para sus Googlers, en donde anunca el despido de 12.000 personas. Deja clara la razón sin dar rodeos, asumiendo su responsabilidad y pidiendo perdón;

En los últimos dos años hemos visto períodos de crecimiento dramático. Para igualar y alimentar ese crecimiento, contratamos para una realidad económica diferente de la que encaramos hoy.