Cientos de programadores salen de Twitter en masa tras un email de Musk diciendo que espera que hagan un trabajo extremamente hardcore

Elon Musk está llevando a cabo una estrategia de administración de Twitter muy extraña. A todo el caos en el que ha sumido a esta empresa y tras despedir al 50% de la plantilla, recientemente envió un email a toda la plantilla pidiendo dedicación máxima a los que se quedan, dejando claro que tendrían que hacer un trabajo extremadamente hardcore (algo así como muy fuerte) si se querían quedar, y si no fuera así, se podrían ir de la empresa con un finiquito de tres meses de sueldo de paga.

Logo de Twitter

El resultado de ese email han sido varios cientos de programadores, muchos de ellos auténticas leyendas dentro de la empresa, dejando Twitter. Si quedaban unos 3500 empleados de más de 7000, ahora la cifra podría no llegar a los 3000. Simplemente, no han querido aceptar este ultimatum de Musk en una situación en la que ni siquiera saben qué van a estar haciendo en Twitter exactamente en las próximas semanas. Musk les ha pedido que acepten un reto a ciegas. Muy probablemente, las personas más ocupadas en Twitter ahora mismo son los que queden del equipo de recursos humanos, que probablemente no den a basto procesando tantos despidos, papeles, pagos pendientes, etc.

Según se ha rumoreado en Twitter, Musk ha intentado calmar los ánimos y convencer a varios programadores importantes para que se quedaran en Twitter a pesar de lo que dijo en ese email. La verdad, es que no sabemos qué pretende o qué espera Musk comportándose así, pero sin duda todo este espectáculo está convirtiéndose en un manual de cómo no se debe llevar una empresa. Tiene a medio mundo expectante de cuál es la próxima locura que se le va a pasar por la cabeza, probablemente tan hardcore como lo que pide a sus empleados.

Elon Musk

También se sabe que en otro email ha pedido a varios programadores que enviara hasta diez capturas de pantalla con las mejores líneas de código de lo que ellos piensen que es su mejor trabajo. Según parece, Musk mide el rendimiento de un programador según el número de líneas de código que haya escrito y también la manera en la que lo haga, pero en realidad los mejores programadores se obsesionan con conseguir que sus programas funcionen con el menor número de líneas posible. Cuanto más pequeño sea un programa, más eficientemente funcionará. Esto ha sido así desde los comienzos de la microinformática, hace ya casi cinco décadas. Que Musk pida pantallazos de código es realmente muy WTF y da buena cuenta de lo que este señor se piensa que es el mundo. Él mismo dice que es programador porque estuvo varios años programando software y porque también ha programado videojuegos, pero eso no significa que esa experiencia le va a servir para evaluar si un programador es bueno o malo sin conocer perfectamente el lenguaje de programación que sea que utilizan en Twitter. Es una más de las muchas locuras que está haciendo estos días.

Muchos usuarios de Twitter han estado publicando mensajes de despedida pensando que la plataforma va a dejar de funcionar por falta de mantenimiento. Si bien esto es una posibilidad, lo cierto es que como Musk no tranquilice a todo el mundo (y a los anunciantes) muy pronto, muchos vamos a dejar de creer en el futuro de Twitter, incluso si técnicamente continúa funcionando.