Apple acuerda pagar 50 millones de dólares a todos los usuarios afectados por el mal diseño de sus teclados de MacBook entre el año 2015 y 2020

Durante más de cinco años, Apple decidió cambiar el diseño de los teclados de todos los modelos de MacBook que vendía. Hasta el año 2015, el MacBook tenía un teclado excelente. Sin embargo, en su afán (dicen que más bien afán de Jony Ive) de conseguir un teclado extremadamente delgado, Apple diseño un teclado que daba muchísimos problemas, muy propenso a dejar de funcionar bien, o a dejar de funcionar simplemente porque se metía algo de polvo u otra suciedad debajo de las teclas.

Teclado butterfly del MacBook Pro
Teclado butterfly del MacBook Pro, vía Kyle Wiens en Twitter.

Decenas de miles de usuarios de MacBook alrededor del mundo han tenido que llevar sus portátiles a reparar a una tienda de Apple porque sus teclados dejaban de funcionar bien, o se comportaban erráticamente. No sólo eso, sino que algounas decisiones de diseño muy cuestionables hacían esta reparación especialmente cara fuera de garantía. En varios modelos de MacBook, la pieza del teclado y la batería van pegados con un pegamento industrial muy fuerte que hace casi imposible cambiar uno sin tener que cambiar también el otro. Cambiar un teclado supone cambiar también la batería, haciendo que la reparación cueste más de 400 eurodólares. Para los usuarios que tienen un MacBook que ha pasado ya más de dos años, era un problema grave, y por esa razón Apple decidió acceder a cambiar el teclado gratuitamente durante varios años después del período de garantía si se presentaban problemas de este tipo. Todo esto, sin reconocer en ningún momento que este problema está causado por una mala decisión de diseño.

Llamaron a este teclado tan problemático tipo mariposa (butterfly) por la forma del mecanismo debajo de cada tecla.

Teclado butterfly del MacBook Pro
Teclado butterfly (el problemático) del MacBook Pro, que Apple ha desechado.

En el año 2020 decidieron, por fin, que ya era suficiente sufrimiento, y rediseñaron el teclado de nuevo, en parte volviendo al viejo mecanismo. Los teclados del MacBook hoy en día no sólo son mucho más fiables y no se rompen ni les afecta la suciedad en su uso normal… también son más cómodos, hacen menos ruido y las teclas no pierden su brillo y la letra que muestran tan fácilmente como antes. Utilizan un plástico mucho más resistente.

Teclado Magic Keyboard del Nuevo MacBook Air del 2020 por dentro
Teclado Magic Keyboard del Nuevo MacBook Air del 2020 por dentro, vía iFixit.

Ahora, varios años después, este problema vuelve a morder a Apple porque en demandas judiciales colectivas en EEUU han visto que no pueden ganar y han aceptado llegar a un acuerdo económico; 50 millones de dólares repartidos entre todos los usuarios que indiquen que hayan comprado un MacBook con este tipo de teclado. Aquí puedes leer la demanda colectiva en formato PDF. Apple ha dejado claro que aceptar esta indemnización no significa que admitan que han hecho algo mal, ni que estos MacBooks tienen un problema. Probablemente, acepten pagar porque les guste regalar el dinero y sin así de magnánimos, mientras siguen negando haber metido la pata con ese diseño de teclado.

Lamentablemente, por ahora, este acuerdo incluye sólo a los usuarios de EEUU, y sólo a los usuarios que después de pedir una reparación, no se haya solucionado el problema de sus teclados. Muy probablemente aquí se cierre todo este asunto, a no ser que al ver el resultado en EEUU otras demandas colectivas se organicen también fuera de ese territorio. No parece que vaya a ser el caso, pero si lo fuera, aquí estaremos para contároslo y explicar cómo pedir ese dinero de indemnización si te correspondiera.