Hace 25 años que Apple compró NExT y trajo a Steve Jobs de vuelta a la compañía

Sólo los más viejos del lugar nos acordamos de NeXT, la empresa que Steve Jobs fundó al dejar Apple, para hacer lo mismo que quiso hacer siempre: Los mejores ordenadores que se podían fabricar, siempre bajo su punto de vista. Jobs tuvo que dejar Apple tras ser echado por el CEO en ese momento, John Sculley, a pesar de haber sido uno de los co-fundadores de la compañía. Fue obviamente muy doloroso para Jobs, pero supo sobreponerse, y como no podía ser de otra manera, también supo volver a destacar. Uno de estos ordenadores NeXT se convirtió, por ejemplo, en el primer servidor de páginas web en Internet. Fue un NeXTcube utilizado por el padre de la World Wide Web, Tim Berners-Lee.

Logo de NeXT

NeXT acabó siendo comprada por Apple, y con esa empresa, llegó también el ansiado regreso de Steve Jobs a Apple a finales de los 90. Apple la compró por el sistema operativo de esos ordenadores basado en Unix, NeXTSTEP, se convirtió en la fundación de lo que hoy en día conocemos como macOS en los Macs, hasta no hace mucho tiempo llamado OS X. Permitió a Apple introducirse en una nueva generación de Macs con un sistema operativo mucho más avanzado que antes, y sobre todo, mucho más versátil y flexible. Es tan flexible, de hecho, que hoy en día utilizas una evolución del mismo en tu iPhone, iPad, Apple Watch, HomePod o Apple TV, por ejemplo.

Hoy, NeXT es noticia porque el 25 aniversario de la compra de esa empresa se produce oficialmente el día 20 de diciembre, es decir, tuvo lugar esta semana.

Steve Jobs presentando nuevos ordenadores de Next
Steve Jobs presentando nuevos ordenadores de NeXT, en Rolling Stones.

Steve Jobs apareció como consejero de Apple en la Macworld de San Francisco en 1997, y no se convirtió en CEO de la compañía hasta 9 meses más tarde, sustituyendo a Gil Amelio. Con Jobs y con macOS, Apple empezó su reconstrucción en un momento en el que estaban al borde de la bancarrota, simplificando su enorme catálogo de productos a sólo uno por categoría y lanzando poco después al mercado el iMac transparente, recuperando la tradición de Apple de entregar un ordenador con pantalla todo en uno, pero con un rompedor diseño transparente que llamó la atención muchísimo en una época en la que la mayoría de los ordenadores eran aburridas cajas de color beige. La Apple que conocemos hoy en día, había renacido de sus cenizas.