Aparecen menciones a la desinstalación de Rosetta en la beta 3 de macOS 11.3

Rosetta es el sistema que traduce instrucciones para procesadores x86 a ARM, y que permite ejecutar software de macOS para CPUs de Intel en los nuevos Macs Apple Silicon con el M1. Es un componente imprescindible para garantizar que la inmensa mayoría de programas compilados para procesadores de Intel, funcionan en los nuevos Macs, mientras los desarrolladores van actualizando sus programas y añadiendo compilaciones nativas para la nueva arquitectura ARM de los chips de Apple.

Chip M1 de Apple

En el pasado, Rosetta se utilizó exactamente lo mismo, pero en esa ocasión eran las CPUs de Intel las que ejecutaban programas compilados para los PowerPC, la arquitectura previa que se utilizaba antes del año 2006. Fue una de las piedras angulares de esa transición, nunca mejor dicho. Ahora, hace el mismo papel en la transición de arquitectura x86 a ARM.

Sin embargo, en la beta 3 (tercera versión de pruebas) de macOS 11.3 Big Sur se han encontrado menciones a la desinstalación de este componente, que no es un emulador, sino más bien un traductor de instrucciones.

Menciones a Rosetta en macOS 11.3
Menciones a Rosetta en macOS 11.3, vía Steve Moser.

Rosetta funciona realmente bien, y el M1 es capaz de ejecutar software programado para x86 con mucha soltura, sin problemas de velocidad de ningún tipo, a menudo superando en rendimiento incluso al mismo programa en las últimas CPUs x86 de Intel en modelos de Mac que se venden hoy en día. Es francamente imprescindible, porque muchos programas aún no ofrecen versión ARM. Por ejemplo, el popular Teams en estos días de pandemia o Dropbox, entre otros, dejarían de funcionar sin Rosetta.

Inspector de procesos mostrando programas para Intel
Inspector de procesos mostrando programas para Intel, funcionando bajo Rosetta en un Mac con M1.

Que Apple tenga ahora un método preparado para eliminar Rosetta, como dice ahí, en algunas regiones, no quiere decir que lo vayan a desinstalar… simplemente, que existe un proceso en la actualización de macOS que avisa de su desinstalación. Es posible que en algunos países Rosetta no esté disponible por razones de derechos de distribución o de patentes, o por cualquier otra razón legal, pero incluso así lo más probable es que macOS 11.3 llegue en su versión pública para todo el mundo, y Rosetta siga funcionando en todas partes. Esperemos que sea así, porque como hemos indicado antes, Rosetta es imprescindible en esta transición de arquitectura de procesadores x86 a ARM de Apple, y de hecho, Apple va a continuar vendiendo Macs con CPUs de Intel durante algún tiempo más. En la presentación de esta transición la compañía mencionó 2 años de transición, así que Rosetta debería estar disponible al menos durante esos dos años, y por ahora sólo han pasado unos pocos meses. Por eso, por ahora, que nadie se altere.