Apple demandada de nuevo por ralentizar iPhones con baterías degradadas, ahora en Portugal

El día que en Apple no pensaron en informar a los usuarios que iban a ralentizar iPhones deliberadamente para solucionar los problemas de degradación de batería, no eran conscientes del lío en el que se estaban metiendo. Muchos años después, y después de haber pagado ya muchos millones de euros en multas en muchos países, aún les siguen demandando por esta razón, y no parece que el asunto vaya a terminar aquí.

Batería del iPhone 7

Ahora en la web portuguesa Marketeer nos cuentan que Apple se enfrenta, una vez más, a una demanda de la agencia portuguesa de protección del consumidor Deco Proteste en la que piden a Apple una indemnización por forzar a muchos usuarios a cambiar de smartphone o cambiar la batería de su iPhone.

Curiosamente, en esta demanda no se hace referencia alguna al hecho de que las baterías de iones de litio que llevan casi todos los aparatos que utilizamos hoy en día, incluyendo coches eléctricos, se degradan con el tiempo y los ciclos de carga y descarga. Es una tecnología que es así, lo que significa que tarde o temprano todas las baterías de este tipo dejan de funcionar bien, y es necesario reemplazarlas. Aunque la calidad de las baterías ha mejorado mucho con el paso de los años, aún sigue siendo conceptualmente la misma que hace 20 años. Lamentablemente, la batería es de lejos el componente más propenso a fallar en cualquier dispositivo. Esto no es culpa de Apple, ni de ninguna empresa, sino del hecho de que a día de hoy, no existe una tecnología mejor o, si existe, no es posible utilizarla para producir baterías en masa a un precio razonable o simplemente no son seguras. Todas estas condiciones se tienen que dar para poder sustituir las actuales baterías de iones de litio.

Los de Deco Proteste han producido incluso un vídeo muy divertido en el que un señor que se parece un poco a Tim Cook se ríe porque venden deliberadamente manzanas que se estropean por dentro, aunque por fuera, siguen pareciendeo las mismas, forzando a los usuarios a comprar manzanas nuevas. Es muy WTF, y es ridículo, pero está claro que aquí lo único que quieren es sacar un dinero a Apple como han hecho ya en otros países, en torno a un tema en el que Apple no tiene nada que hacer. Sí, es verdad que Apple hizo muy mal en no informar a los usuarios con antelación a la actualización de iOS que realiza estas ralentizaciones, que un iPhone se puede (y debe) ralentizar cuando su batería se degrada, pero también es verdad que este problema lo tienen todos los fabricantes de smartphones y que Apple sólo ha hecho lo que es mejor para los usuarios: Es obvio que es preferible tener un iPhone ralentizado a un iPhone que se apaga inesperadamente, en el que no se puede confiar. Cuando la batería se degrada, si la CPU pide más potencia de la que puede suministrar, el sistema se apaga. Si se baja la velocidad de reloj de la CPU, estos picos de potencia en momentos de máxima utilización del procesador, se reducen, y una batería degradada puede suministrar la potencia requerida, sin apagar el sistema.

Divertido, ¿verdad?

En Deco Proteste dice que si los usuarios de esos modelos de iPhone (del 6 en adelante) han recibido una indemnización de diez millones de euros en Italia, en Portugal quieren recibir el mismo tratamiento.