Así funciona la cámara del iPhone XS: Sebastiaan de With explica por qué sus fotos tienen un aspecto tan diferente

Hace unos días encontramos a una serie de usuarios en la red social Reddit que se quejaban de la falta de contraste y el suavizado o supuesto embellecimiento de los selfies hechos con el iPhone XS. Hasta ahora, nadie había entregado una explicación convincente de por qué ocurre esto, y muchos pensaban que Apple simplemente estaba aplicando un filtro embellecedor de caras que elimina imperfecciones con el objetivo de que los usuarios aparezcan más guapos. Algunos incluso insinuaban que esto era una técnica de marketing de Apple; Si los selfies tienen mejor aspecto en un iPhone, muchos querrán comprar ese smartphone.

Comparación entre la calidad de un selfie del iPhone X e iPhone XS
Comparación entre la calidad de un selfie del iPhone X e iPhone XS

La verdad es que no hay nada más lejos de la realidad. Es cierto que las fotos del iPhone XS son más diferentes que nunca antes, en comparación con las del resto de modelos de iPhone que Apple ha publicado en el pasado. La razón es que el procesamiento de las imágenes, unido al nuevo sensor del iPhone XS o XS Max, han hecho que finalmente las fotos que uno puede hacer con estos nuevos modelos no se parezcan a nada de lo que conocíamos antes. Pasamos ahora a explicar la principal diferencia de la mano de un artículo de Sebastian de With en Medium.

Smart HDR

El nuevo modo HDR, siglas de High Dynamic Range, funciona de una manera muy diferente en el nuevo iPhone XS. Antes, se tomaban dos imágenes del mismo instante, una preparada para tomar más detalle de zonas claras, y otra para tomar más detalles de zonas oscuras. Mezclándolas, conseguimos exponer más correctamente zonas con mucha luz o poca luz en la imagen. El sensor del iPhone XS puede hacer eso mejor ya de por si, porque es un sensor más capaz de captar más detalle de zonas iluminadas y zonas oscuras, pero además de eso, el sistema de cámara en general consigue tomar hasta cuatro tomas de una misma escena, de exactamente el mismo momento. Mezclándolas todas sobre la marcha, se consigue una imagen con un nivel de HDR mucho más avanzado que antes, con mucho más detalle incluso cuando comparamos con fotos tomadas con modo HDR activado en el iPhone X o anteriores. Esto ocurre, porque la nueva cámara del iPhone XS ha hecho más tomas, y el sistema que te procesa esos datos RAW del sensor tiene más información con la que jugar y hacer sus trucos. Pero además de eso, Apple ha cambiado muchos parámetros de ese proceso automático para hacer cambios en las imágenes on unos procesos mucho más agresivos… por ejemplo, ahora la cámara del iPhone XS gusta de hacer fotos con una sensibilidad ISO más elevada que antes, o con una exposición en menos tiempo. Esto da como resultado una imagen con más ruido (grano, en la jerga fotoquímica de las cámaras de película fotosensible) que luego es procesada por varios filtros para reducirlo. Es en general un proceso mucho más agresivo que da como resultado imágenes muy diferentes. Apple ha querido que el aspecto de las fotos del iPhone cambien sustancialmente, lo ha hecho este año y muy probablemente continúe con este nuevo estilo en nuevos modelos de iPhone en años sucesivos. Por eso es mejor que nos acostumbremos.

Como casi todo en la vida, hay tantos gustos como colores, y es posible que haya personas que no gustan de este nuevo procesado de imagen, porque también tiene su lado negativo. Por ejemplo, las fotos ahora tienen menos contraste que antes, por esos procesos del Smart HDR y otros filtros que se aplican después. Si ese es el caso puedes conseguir Apps de cámara que hagan tomas en formato RAW, que es la información que da el sensor de la cámara sin procesar, y aplicar tus propios filtros. Pero en cualquier caso, ese contraste que tienen las fotos del iPhone X en comparación con las fotos del XS probablemente se haya ido para siempre. Puedes comparar la diferencia en esta imagen;

Imagen RAW del iPhone X
Imagen RAW del iPhone X

Esta primera imagen es del iPhone X, es una imagen RAW, sin procesado de ningún tipo. La que te mostramos a continuación es una imagen del iPhone XS, de la misma escena, también RAW, sin procesados de ningún tipo. Vemos que pierde contraste considerablemente. A muchos les puede gustar este nuevo aspecto, pero a muchos otros también les puede molestar. Es una simple cuestión de preferencia plástica.

Imagen RAW del iPhone XS
Imagen RAW del iPhone XS

La reducción de ruido

En un sensor electrónico, como el de cualquier cámara digital, el ruido hace que aparezcan puntos o grano en las imágenes. Las cámaras de película, tenían el mismo problema al utilizar películas más rápidas, que se pueden impresionar con luz más rápidamente, a cambio de una pérdida de detalle ocasionada por unos haluros de plata mucho más gruesos en la emulsión que recubre el acetato del negativo. Es por eso que lo llamaban grano. Es un recurso artístico que de hecho hoy en día se continúa utilizando mucho. La ventaja de una película rápida, con un grano más grueso, es poder hacer fotos de escenas con menos luz, o sin la necesidad de utilizar un flash. Es lo que llaman un trade off en inglés; Ganas algo, pero a cambio pierdes algo. Con el nuevo sensor del iPhone XS ocurre exactamente lo mismo. Apple ha cambiado de estilo fotográfico y a cambio de ganar algo, también perdemos algo. Por ejemplo, esto es una imagen RAW del iPhone X… fíjate en el ruido que tiene.

Imagen RAW del iPhone X, comparación de ruido

Fijémonos ahora en el rudido de la misma escena fotografiada con un iPhone XS… el ruido es mucho más aparente, incluso molesto.

Imagen RAW del iPhone XS, comparación de ruido

La diferencia es enorme, pero los filtros que Apple aplica después de tomar esta foto, eliminan la mayoría de ese ruido. En el proceso, sí, se pierde algo de detalle, pero en Apple piensan que eso es aceptable a cambio de las nuevas ventajas que se consiguen.

¿Selfies con embellecedor? no, al menos no deliberadamente

Con los selfies ocurre lo mismo; Todas esas imperfecciones de la piel se han perdido porque el filtro que reduce ruido hace perder detalle a la imagen. El Smart HDR hace que las zonas más oscuras, alrededor de la nariz, sean menos oscuras, y las claras, menos claras. Todo junto, da ese aspecto de piel más perfecta que a algunos molesta, y a otros gusta. De nuevo, se trata de una preferencia personal, sin más.

Diferencia entre dos selfies
Diferencia entre dos selfies, una tomada con el iPhone X (izquierda) y otra con el iPhone XS (derecha). Vía The Verde.

¿No te gusta que Apple haga estas cosas con las fotos automáticamente? No hay problema, puedes bajar Apps como Camera+ o Halide de la App Store ,que te permiten hacer fotos de manera totalmente manual y conseguir la información del sensor antes de que sufra ningún proceso, en formato RAW… a partir de ahí, puedes aplicar tus propios filtros para darles más contraste o simplemente no permitir que un filtro reduzca el grano (ruido) de la foto si te gustan con más contraste y más detalle. Te llevará más trabajo, sin duda, y la mayoría de usuarios continuará prefiriendo hacer fotos de la manera automática en lugar de perder horas aplicando filtros propios, pero al menos sabrás que continúas teniendo el control total de un sensor de cámara mejor, más avanzado que el anterior del iPhone X, que es lo que corresponde a un smartphone un año más moderno.

Vía: Blog de Halide.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre