Cómo cuidar el cable Lightning o Dock del iPhone

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos tarde o temprano la mayoría de usuarios de iPhone o iPad es el progresivo deterioro de los cables Lightning o Dock por un lado, y USB por el otro. Tras mucho conectar y desconectar con el paso de los días, es fácil que se rompan. De hecho muchos usuarios se quejan de la facilidad para romperse que tienen los cables de Apple, ya que sin maltratarlos es posible llegar a situaciones como la que vemos en esta foto.

Cable Dock USB de iPhone estropeado

El lugar por el que más fácilmente se deshilachan los cables de Apple es justo antes de cada conector, generalmente en el extremo que se conecta al iPhone. Lo primero que hay que dejar claro es que si el cable se te ha estropeado antes del primer año de uso, generalmente es posible conseguir un reemplazo en cualquier Apple Store. Si el iPhone con el que te vino ya no está en garantía, entonces la única solución es intentar utilizar celo o cinta aislante para procurar que el cable no se siga deteriorando. Ciertamente empeorará su aspecto, pero no dejará de funcionar.

Si quieres mantener el cable de carga del iPhone en buen estado, ten en cuenta estos consejos;

  • No dobles el cable. Parece obvio, pero a veces no nos damos cuenta de hasta dónde estamos forzando el cable… por ejemplo si intentamos conectarlo a oscuras, o si lo tenemos conectado al cargador detrás de un mueble, y éste se mueve contra él con algún golpe inadvertido. La mayoría de cables Lightning o Dock que se rompen, lo hacen por esta razón, junto a la siguiente.
  • No tires del cable. Tira del conector en su lugar. Es muy fácil y cómodo tirar del cable, pero no es nada recomendable porque la fuerza de ese tirón va a parar directamente a las soldaduras del cable o las protecciones que tengan para evitar que sufran, que no suelen ser muy buenas en un conector tan pequeño.
  • No lo mojes. Nadie moja un cable de carga a propósito, pero a menudo es fácil no darse cuenta de que lo estamos humedeciendo, por ejemplo, tomándolo con manos sudorosas. al tratarse de un cable, es fácil no fijarse, pero dejándolo ligeramente húmedo todos los días podemos cuartear la goma. En los primeros cables de iPhone, cuando sólo existían iPhones con puerto Dock, la goma era de bastante peor calidad y resistía mucho menos tiempo que los nuevos cables Lightning.
  • No lo dejes en el suelo. Es muy fácil pisarlo… y esa es una de las maneras más rápidas que hay para picar o estropear la goma que recurre el cable. La próxima vez que haya cualquier tensión en esa zona del cable, se romperá por ahí muy fácilmente.
  • No utilices cables de marcas desconocidas. Aunque el cable es un componente menos problemático que el cargador, de la misma manera que no hay que utilizar cargadores genéricos o de marcas desconocidas con el iPhone también es importante no utilizar cables de marcas desconocidas o no reputadas. La electricidad que transmiten se puede ver alterada de manera importante, o directamente puede haber un cortocircuito que dañe al iPhone o iPad. De hecho, es muy habitual, al utilizar cables no originales, que la pantalla táctil se vuelva un poco loca y detecte pulsaciones cuando nadie la está tocando.

En definitiva, es muy importante cuidar bien ese cable porque además cuesta 25 Eurodólares en la Apple Store, tanto en su versión Lightning como en su versión para puerto Dock de 30 pines. Parece que los hacen con cuernos de unicornio por el precio que tienen.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here