Sigue bajando el número de robos de iPhones gracias al bloqueo de iCloud

Desde que Apple empezó a utilizar iCloud para bloquear iPhones, los resultados no se han hecho esperar. El pasado Junio os contamos cómo el número de robos de iPhone había bajado en Nueva York, Londres y San Francisco y hoy os contamos los números actualizados en estas mismas ciudades.

En Nueva York, el número de robos de iPhones ha bajado un 25%, un 40% en San Francisco y un impresionante 50% en Londres. En la capital británica se roban ya la mitad de iPhones que hace un par de años, y esto ocurre a pesar de que haber muchos más iPhones circulando por sus calles, debido al incremento del parque de usuarios de iPhone, especialmente pronunciado después de las pasadas Navidades.

Según pasa el tiempo y según se extiende el conocimiento de este bloque entre los amigos de lo ajeno, el iPhone está dejando de ser un smartphone que merezca la pena robar porque si está bloqueado, ya no tiene remedio sin tener la contraseña de la cuenta de Apple para la que está bloqueado.

Aunque las leyendas urbanas sobre el tema siguen corriendo por Internet, y aunque en momentos puntuales ha existido la posibilidad de desbloquearlos, tras las pertinentes mejoras del sistema de activación por parte de Apple es simplemente imposible utilizar un iPhone que esté bloqueado con una cuenta de iCloud. iOS 8, de hecho, ya activa Buscar mi iPhone por defecto en los ajustes tan pronto configuramos una cuenta de Apple. Esto, si vas a vender tu iPhone, podría ser un inconveniente, pero para ese tipo de casos el dueño original de la máquina siempre tiene un método rápido que permite liberar un iPhone bloqueado con iCloud desde cualquier lugar… y eso sólo si ha olvidado hacer esto antes. Apple ha pensado bien en todo, y Google ya está lanzando un sistema similar para los terminales Android. Por eso son muy buenas noticias ver cómo bajan las estadísticas de robos de smartphones. Los datos actualizados son de la agencia de noticias Reuters.


2 Comentarios

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre