Facebook retrasa la implementación del cifrado de punta a punta en los mensajes de Messenger e Instagram

Facebook, ahora Meta, ha decidido retrasar la implementación del cifrado de punta a punta de los mensajes privados que se envían los usuarios de Messenger y de Instagram. Ahora, la fecha para implementar esto no es siquiera el próximo año 2022, sino el 2023.

Facebook y la privacidad de los usuarios

El cifrado de punta a punta permite garantizar que nadie entre un emisor y un receptor es capaz de leer un mensaje, ya que sólo el smartphone que lo envía y el que lo reciben, pueden descifrarlo. Para el usuario, un mensaje cifrado se envía sin más y se recibe como cualquier otro mensaje, pero en todo ese proceso hay una cifrado, envío, recepción y descrifrado que ocurre de manera totalmente transparente.

El objetivo de esto es garantizar que absolutamente nadie aparte de la persona que envía el mensaje y la persona que lo recibe, pueden saber de qué están hablando. Actualmente, esto funciona así en Apps de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram, pero no ocurre aún en Messenger o Instagram. De hecho, ha ocurrido ya en el pasado, pero fuerzas de seguridad y gobiernos expresaron su preocupación al no poder controlar personas que utilicen este tipo de Apps de mensajería instantánea para, por ejemplo, coordinar atentados.

Privacidad en Instagram

La noticia en Telegraph la ha dado el responsable de seguridad global de Meta, Antigone Davis. La absurda explicación que ha dado para este retraso es la coordinación de este desarrollo con expertos en la protección del abuso de estas comunicaciones privadas y la privacidad de los usuarios.

Dicho de otra manera, quieren implementar un sistema de cifrado de punta a punta, pero de manera simultánea quieren tener controles que les permitan detectar y bloquear actividades ilícitas o peligrosas que, potencialmente, puedan ser perjudiciales para otras personas. David dice que el usuario no debería tener que elegir entre privacidad o seguridad, y que debería poder tener ambas encontrando un equilibrio entre el control de lo que se dicen dos personas y la privacidad de las mismas.

Para nosotros, el problema es muy sencillo de resolver; Si no tenemos privacidad todos, no la tiene nadie. Obviamente nadie quiere que personas con malas intenciones utilice esa privacidad para dañar a otras personas, eso está claro, pero permitir que haya métodos para meter la nariz en lo que se dicen dos personas de manera privada es lo mismo que prohibir los coches porque pueden ser utilizados, también, para hacer daño a otras personas deliberadamente. No tiene sentido. Además, esas personas pueden utilizar cualquier otro servicio menos común pero más seguro para ellos.