Google se queja de que los reguladores europeos ignoren a Apple

Google está pasándolo un poco mal en Europa porque han sido multados con mas de 4.300 millones de euros por la posición monopolística que su sistema operativo Android tiene en el mercado de los smartphones.

Oficinas de Google

La Comisión Europea acusa a Google de haber utilizado Android desde el año 2011 para limitar enormemente las posibilidades de sus rivales de conseguir una mínima relevancia en el mercado. Básicamente, hoy en día se elige entre iOS y entre Android, y es este último sistema operativo el que uno puede encontrar en smartphones de baja, media y alta gama, que es el único tramo que compite directamente con el iPhone. Todos los usuarios que piensan que cualquier smartphone está bien, piensan que muchos smartphones Android de media o incluso baja gama, de 200-300€, están muy bien y son mas que suficiente para la mayoría de usuarios, y probablemente tengan razón. Pero en cualquier caso, si no te interesa un iPhone, no se puede elegir otro sistema operativo que no sea Android. Esto es preciamente lo que la Comisión Europea está sancionando, ya que piensan que Google, deliberadamente, utiliza Android para no dejar margen de crecimiento a ningún otro sistema operativo.

Google se defiende indicando que Android es lo que es porque ha sido muy competitivo, es decir, que los usuarios lo han elegido por ser bueno, por ser mejor, y que por lo tanto no es su intención ni objetivo ser un monopolio, y que la Comisión Europea debería multar también a Apple.

Apple Store de Leganés, Madrid
Apple Store de Leganés, Madrid.

Sin embargo, la Comisión piensa que Apple, con su muy pequeña cuota de mercado, no está en posición monopolística. Dicho de otra manera, que da igual lo que Apple haga, no puede causar ningún efecto en su competencia.

Vía: Reuters.