El Apple Watch Series 7 tendrá una pantalla mejorada y más grande, pero no un sensor de temperatura o glucosa en sangre

El próximo Apple Watch, el Series 7, podría tener unos márgenes de pantalla más estrechos y tener un nuevo sistema de laminado en la pantalla que permite acercar ésta mucho más al cristal que la protege, dando como resultado una pantalla que parece que está más cerca de la superficie.

Apple Watch series 6 con watchOS 8

Es algo difícil de imaginar porque desde hace varios años, la pantalla del Apple Watch está tan cerca de la superficie que casi parece que puedes tocar sus pixeles con las yemas de los dedos. Aún así, parece que este nuevo Series 7 podría recibir esas mejoras en la pantalla, incrementando así su tamaño a pesar de que la caja del propio Apple Watch no sufriría apenas un incremento de su tamaño. Decimos apenas, porque este rumor indica que el reloj sería ligeramente más grande pero no de una manera que el usuario pueda identificar a simple vista.

Este rumor nos llega del puño y letra de Mark Gurman, alguien con mucho más acierto y mejores contactos en Apple que Prosser, que hace unas semanas nos contaba que el diseño del próximo Apple Watch tendría unos bordes planos, siguiendo con esa nueva línea de diseño que Apple está aplicando al iPhone, a los Macs o al iPad.

Además de las mejoras en la pantalla, Gurman nos cuenta que el Apple Watch Series 7 tendría un procesador más potente, algo que todos esperamos porque todas y cada una de las anteriores generaciones del Apple Watch han recibido una CPU más rápida según ha ido pasando el tiempo. El Apple Watch, de hecho, fue lanzado con un procesador que aunque era capaz de mover todo lo que tenía que mover en el reloj, en ocasiones dejaba entrever su lentitud para ciertas tareas o movimientos de la interfaz. Pocas generaciones después este tipo de problemas desaparecieron totalmente y hoy en día un Apple Watch Series 4 es perfectamente rápido. Lo que podemos esperar de un Series 7, tres generaciones después, puede ser bastante espectacular.

En cuanto a otras mejoras técnicas, Gurman dice que el chip Ultra Wideband podría ser también mejorado para ofrecer más exactitud a la hora de buscar AirTags. En el lado negativo de las cosas, nos cuenta que los nuevos sensores que miden niveles de glucosa en sangre, algo que sin duda ayudaría enormemente a personas diabéticas, no estarán disponibles en el Apple Watch hasta que pasen unos cuantos años más. De una manera similar, un nuevo sensor que mide la temperatura corporal estaba planeado para el modelo de Apple Watch que Apple podría lanzar a finales de este año 2021, pero finalmente ha sido retrasado un año más y podría debutar con el Apple Watch Series 8 a finales del año 2022.