Apple pierde un juicio de patentes con la Universidad de Wisconsin, podría perder mucho dinero

Apple ha perdido un juicio que mantenía contra la Fundación de Investigación de Alumnos de la Universidad de Wisconsin, en el que ha sido declarada culpable de utilizar sin permiso una patente que describe una tecnología utilizada en sus procesadores A7, A8 y A8X, utilizados en el iPhone y iPads presentados durante el el 2013 y 2014.

A8 de Apple

Apple argumentaba que esa patente no era válida, pero el jurado no ha opinado lo mismo al terminar este juicio. Como resultado, Apple podría tener que pagar 862 millones de dólares en daños y perjuicios.

Esta patente en cuestión describe un método que permite mejorar la eficiencia de un procesador. Este número de 862 millones de dólares podría verse incrementado si se demuestra que Apple utilizó esta patente aún sabiendo que no debería hacerlo, porque existe la posibilidad de que hubieran actuado en desconocimiento de la misma, algo que por otro lado es bastante poco probable debido a la complejidad del sistema que describe. Mientras tanto, esta misma fundación de alumnos de la Universidad de Wisconsin ha vuelto a presentar una nueva demanda, esta vez dirigida a los procesadores A9 y A9X que, según dicen, continúa utilizando esta patente sin su permiso. El A9 se utiliza en el iPhone 6S y 6S Plus, mientras que el A9X se utiliza en el todavía no lanzado iPad Pro, y es el procesador ARM más rápido de Apple hasta la fecha, perfectamente capaz de competir cara a cara en velocidad y rendimiento con las CPUs de Intel incorporadas en los MacBook del 2012.

Vía: Reuters.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre