Apple podría estar preparando su propio chip de Baseband

El chip encargado de las comunicaciones celulares (GPRS/3G/LTE) de radio del iPhone se llama Baseband. Es un pequeño mini-ordenador con su procesador, memoria y otros componentes integrado en un sólo chip, que se encarga de comprobar la tarjeta SIM, negociar todas las conexiones con las antenas de telefonía móvil, entre otras cosas. Cuando Apple no vendía iPhones libres de fábrica, éste era el chip que los programas que liberaban el terminal del bloqueo de la tarjeta SIM como Ultrasn0w atacaban. Hoy, un nuevo rumor de la nada fiable Digitimes dice que Apple podría estar preparando su propio chip de Baseband, en lugar de utilizar los de Qualcomm como ha venido haciendo hasta ahora.

Baseband del iPhone 4S

El chip del Baseband es uno de los componentes más importantes de cualquier móvil, y es el responsable también de que haya diferentes modelos de iPhone en función del país en donde lo compras, que son compatibles con las diferentes bandas con las que cada operadora de telefonía móvil funciona. Si Apple fabricara su propio chip probablemente podría reducir costes y quizás incluir mejoras propias, pero es muy poco probable que esto ocurra porque los integrados que ofrece Qualcomm son realmente lo mejor de la industria y esa empresa está muy especializada en ellos, con muchos años de experiencia detrás.

Una de las mejoras que nos gustaría que tuviera el próximo iPhone es que su Baseband fuera universal y compatible con todas las frecuencias LTE del mundo, de manera que al viajar al extranjero siempre pudiéramos utilizar la red LTE que más nos guste o esté disponible en ese país, en lugar de quedarnos sólo con una conexión 3G si no hay ninguna red LTE compatible con nuestro terminal. Así, por otro lado, Apple podría también reducir costes en la fabricación del terminal.

Como siempre ocurre sobre todo con los rumores de Digitimes, las fuentes de este rumor no están confirmadas así que por ahora vamos a tomarnos la idea de un Baseband propio de Apple con bastante escepticismo.

Vía: Digitimes.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre