Así es la vida en Foxconn, la empresa que fabrica el iPhone

Se ha hablado mucho en los últimos años de los suicidios (17 hasta ahora) que han acontecido, tristemente, en Foxconn, la empresa que fabrica el iPhone, el iPad, el iPod Touch… y también muchos Android, la Playstation, Wii o XBox… hemos hablado de esta empresa antes en varias ocasiones. Esta empresa, ella sola, fabrica el 40% de los gadgets que se venden en todo el mundo. La verdad es que es un tema controvertido y lo que no sale publicado en muchos medios es que la tasa de suicidios entre los empleados de esta enorme empresa (tiene más de un millón de empleados en Shenzhen, cerca de Hong Kong) es 24 veces más baja que la media de todos los ciudadanos chinos. Aún así, llama mucho la atención este artículo de Joel Johnson (uno de los editores de Gizmodo) en la prestigiosa Wired; hace una visita en persona al campus de edificios de Foxconn en Shenzhen, mientras nos cuenta cómo ve las cosas por allí.

Lo primero que llama la atención, es que esta mini ciudad dentro de otra ciudad, tiene redes ‘antisuicidio’ en casi todos los edificios, que han ayudado a casi eliminar por completo los intentos suicidas; Los dormitorios de los empleados, o los edificios, lejos de parecer un feo bloque de hormigón (que es lo que muchos nos imaginaríamos al pensar en una fábrica en China), parecen más el dormitorio de un colegio o Universidad. Viven hasta ocho personas en grandes dormitorios, con duchas y lavabo compartidos. Tienen su TV (bastante pequeña, algo irónico teniendo en cuenta que muchos allí trabajan fabricando pantallas de 46 pulgadas), mesa, estanterías y luego fuera de la habitación un cibercafé en donde se puede usar Internet, así como salas de ‘consultoría’ privadas, en donde puedes hablar con psicólogos o asesores personales, si trabajas ahí. Desde luego, no es lo que nos habíamos imaginado muchos; Joel nos cuenta, según lo que él ha visto, cómo es un día de trabajo en Foxconn.

Entras en un edificio de hormigón de cinco o seis plantas, te pones una chaqueta de plástico y un gorro, luego unas botas encima de tu calzado. Caminas por un ancho pasillo hasta la planta que te ha sido asignada, iluminada en su totalidad por una luz fluorescente que no parpadea.

Probablemente, tu trabajo requiere que estés sentado o de pie durante la mayor parte de tu turno. Quizás tomas componentes de un cajón y los pinchas en los circuitos que se mueven en una cinta transportadora, o atiendes a una máquina que se come procesadores colocados en una cinta, como si fueran caramelos. Quizás te sientes al lado de una máquina del tamaño de una nevera, comprobando cómo hace su trabajo a través de una lupa… o quizás te sientes junto a otros técnicos colocando placas base de móvil, completadas, en cajas, comprobando cada uno de sus componentes en busca de interferencias electromagnéticas.

Si tienes que ir al baño, levantas tu mano para que alguien ocupe tu puesto mientras estás ausente. Tienes una hora para comer, y dos descansos de 10 minutos al día. Las tareas que uno hace cambian cada pocos días para entrenarse en todas ellas. Parece increíblemente aburrido – exáctamente como en cualquier otra factoría en cualquier país desarrollado.

Esta parte del artículo, nos ha parecido muy interesante; Ciértamente, no se trata de que trabajar en Foxconn sea inhumano, sino que cualquier trabajo de este tipo, en una factoría, es muy repetitivo y sin duda podría ser aburrido. Mientras que muchos podrían considerar un trabajo así inhumano, no es ni mucho menos menos inhumano de lo que es en cualquier otra factoría de productos electrónicos; Probablemente, de hecho, muchos otros trabajos en fábricas de otro tipo sean más peligrosos o inhumanos en ese sentido… se nos ocurre, por ejemplo, fábricas metalúrgica, en donde se fundan toneladas de acero para fabricar vigas de edificios. En un lugar así, no tiene que ser cómodo pasar unas cuantas horas.

Hablando de horas, los empleados de Foxconn pueden hacer horas extras si lo desean, pero la jornada media habitual son 10 horas.

Os recomendamos la lectura de todo el artículo (aunque esté en inglés) porque merece la pena saber de dónde vienen todos los gadgets que utilizamos fuera de estas fábricas. Por cierto, el artículo también desvela algo que nosotros tampoco sabíamos; Apple audita empresas que fabrican sus máquinas, como Foxconn, desde el año 2006. El resultado, fue:

No hay evidencias de horas extras forzadas. No obstante, los empleados trabajaron más horas de las permitidas en nuestros códigos de conducta – 60 horas a la semana.

Es obvio que en una empresa de un millón de empleados, que crea (literalmente) una pequeña ciudad para que todos vivan, coman (allí está la que posiblemente sea la cocina industrial más grande del mundo), compren y hagan su vida, es inevitable que haya problemas. Muchas ciudades en todo el mundo, de hecho, no llegan a tener tantos habitantes… y a pesar de todo esto, Foxconn sigue siendo una empresa reputada en Shenzhen como la mejor en la que uno puede trabajar si quieres dedicarte a esto.

Vía: Wired.


11 Comentarios

  1. Muy interesante iPhoneros de verdad que detrás de lo bonito y útil de un dispositivo hay una historia, solo de imaginar que si el iPhone 4 que uso lo armo alguien que a los dias se suicido si que da cosa, pero me imagino que la presión de allí ha de ser enorme, sabiendo la demanda mundial, ya me imagino lo que han de estar pasando estas personas ahora que sale el iPad 2.

  2. "Foxconn, la empresa con menor indice de suicidios en China" no es noticia… Por eso solo es noticia (como habeis dicho anteriormente). "Se suicida un empelado de Foxconn la empresa que fabrica el iphone".
    Con tantas redes parece una carcel…

  3. Opino que nos podriamos permitir pagar el doble de lo que pagamos por todos estos chismes: ipad, ipod, tablets, etc si con esto mejorara la vida de las personas que los fabrican.
    Es necesario que meditemos muy mucho lo que compramos y ver si realmente nos resulta necesario o podemos aguantar una temporada mas con el ordenador viejo.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre