Mark Zuckerberg ataca a Apple diciendo que WhastApp es más seguro que iMessage

En una publicación en Instagram, el CEO de Meta Mark Zuckerberg ha atacado a Apple indicando que WhastApp es más seguro gracias al cifrado de datos de punta a punta, incluso en grupos de chats y entre plataformas iOS o Android, indistintamente.

Publicidad comparativa que indica que WhatsApp es más seguro que iMessage
Publicidad comparativa que indica que WhatsApp es más seguro que iMessage, vía Zuckerberg.

Obviamente él intenta favorecer lo que hace su empresa, y la publicidad comparativa en EEUU es algo habitual que Apple también ha utilizado numerosas veces. Sin embargo, no todo lo que dice ese anuncio es exactamente correcto.

iMessage también tiene cifrado de mensajes de punta a punta, pero sólo funciona dentro del ecosistema de Apple. A la hora de enviar mensajes a un smartphone Android, la burbuja es verde y en ese caso se utiliza la red de SMS/MMS de la operadora de telefonía móvil que se esté utilizando para enviar y recibir el mensaje. Esto, además, suele tener un coste añadido por esa misma razón. Si el mensaje es azul, significa que el terminal al que se envía es un iPhone, iPad o Mac, utilizando sólo la conexión de datos, y es 100% gratuito. Son sólo estos últimos los que están cifrados de punta a punta. Ni siquiera Apple puede leerlos.

Esta polémica llega a raíz del rechazo de Apple a la utilización del estándar RCS que Google ha diseñado y que intenta conseguir precisamente esa intercomunicación cifrada de manera agnóstica a la plataforma. Apple dice que no ven ningún beneficio en utilizar RCS, porque, bueno, en EEUU poder enviar mensajes azules a una persona es casi un símbolo de prestigio social. Si alguien quiere enviar un mensaje cifrado a otra plataforma, existen varias opciones (no sólo WhatsApp) y por lo tanto en Apple no ven ninguna necesidad de invertir recursos en hacer que la App de Mensajes pueda utilizar RCS. Todo esto de los mensajes azules y verdes lo ven como una ventaja competitiva.

En cualquier caso no deja de ser muy irónico que sea Meta, o FaceBook, la empresa que enarbole la bandera de la privacidad. Está claro que cada uno ve el mundo como quiere.