Después de Epic, Tile también podría acusar a Apple de competencia desleal

El juicio de Epic Games contra Apple no se trata sólo de Fornite, sino de demostrar al mundo que la comisión que Apple cobra en la App Store es injusta y daña la competición. Si Epic ganase, sentaría jurisprudencia y afectaría a muchas otras empresas que cobran una comisión similar del 30% en muchos casos; Sony o Microsoft en la PlayStation Network o Xbox Network respectivamente (antes Xbox Live), Google en su propia Google Play Store, etc. Por eso es algo mucho más grande que ese videojuego de Epic Games. Al mismo tiempo, no se trata sólo de Apps; Apple a menudo incluye cosas en iOS que antes eran servicios y eso acaba en muchos casos con los negocios de esas empresas. Ha pasado antes con el buscador de Mac, por ejemplo, y en realidad ha pasado en la industria informática durante varias décadas. Por ejemplo antiguamente había que pagar por separado por un programa para imprimir hojas de Excel en formato apaisado, y ahora es una funcionalidad que tienen integrada por defecto todos los sistemas operativos. Es normal porque cuando una funcionalidad es muy útil y necesaria, se integra en los sistemas operativos. Es, por decirlo de alguna manera, ley de vida en el mundo de la informática, porque de lo contrario los sistemas operativos y con ellos los propios dispositivos, nunca podrían avanzar y mejorar. Es habitual también que esas empresas sean compradas para adquirir esa funcionalidad, aunque Apple suele preferir hacer su propia versión de las cosas, como ha ocurrido con los AirTags.

Localizadores de Tile

Ahora, resulta que una empresa que lleva años vendiendo localizadores Bluetooth, Tile, pedirá que investiguen a Apple por supuesta competencia desleal con los AirTags, que acaban de lanzar al mercado recientemente. El CEO de Tile, CJ Prober, cuenta que a ellos les parece bien que haya competencia, pero en términos igualitarios para todos los competidores. Según Prober, Apple no juega igualitariamente.

El caso de Tile es especialmente curioso, porque Apple ha vendido los localizadores de Tile en sus Apple Store durante años, y han llegado incluso a hablar de ellos en alguna Keynote. Sin embargo, desde que en 2019 unificaron la App de Buscar y cambiaron su nombre a Find My en inglés, desde Tile ya tenían claro que Apple preparaba sus propios localizadores, ya que la App serviría para buscar muchas más cosas que los dispositivos de Apple. De hecho, Apple ha abierto su red de búsquedas, y ahora cualquier otra empresa que fabrique productos de la competencia, como Tile, puede participar si quieren, y hacer que sus dispositivos aparezcan en la App de Buscar. Pero Tile no quiere.

AirTag sobre un iPad con iPhoneros cargado

¿Y por qué no quiere? – porque para Tile, utilizar su App es muy importante. No quieren utilizar la App de Buscar, sino su propia App, para buscar y encontrar sus dispositivos. Tile tiene su propia red de detección de dispositivos, que son todos los smartphones que tienen instalada su App, incluyendo los smartphones que utilizan Android.

Apple, por su lado, tiene su propia red de dispositivos, que son todos los iPhones, iPads, Macs, Apple Watch… todos forman una enorme red de búsqueda. Si el radio de acción de la radio Bluetooth de un AirTag entra en la cobertura de la radio Bluetooth de estos dispositivos, la posición del AirTag quedará registrada en la red de Buscar (o Find My). Todo esto de manera automática, sin que sus usuarios se enteren, sin dejar ningún dato en sus dispositivos en ningún momento. Apple tiene la ventaja de que cualquier dispositivo, y tenemos más de 1000 millones de iPhones funcionando en todo el mundo, sirve para localizar AirTags. Tile no tiene una red tan extensa, entre otras cosas, porque no tiene una red de clientes tan enormemente ingente como la que tiene Apple.

Así, el CEO de Tile se queja que iOS informa al usuario que una App está utilizando su localización en segundo plano, y pregunta si quiere que continúe siendo así. Con los AirTags, esa pregunta no existe. Prober también se queja que cuando uno instala una App y la abre por primera vez, da al usuario a elegir si permite que esa App utilice los servicios de localización una vez, y sólo cuando se utiliza la App. Para conseguir que una App acceda a la localización del usuario en cualquier momento, incluso si no abre la App, hay que dar ese permiso específicamente en la App de Ajustes. Es algo que la App de Buscar, no requiere en ningún momento… y este es el punto en el que Prober piensa que Apple no está siendo justa. Tiene un punto de vista sólido que probablemente se convierta en un nuevo juicio para Apple no tardando mucho tiempo. Es sólo cuestión de tiempo… y seguro que los abogados de la compañía ya están preparando su defensa, alegando que Tile puede entrar en la red de Find My si quisieran, y que si no lo hacen, no es su problema. Será una disputa interesante.