La caja de los siguientes modelos de iPhone será mucho más delgada gracias a la falta de cargador y auriculares

Hace unos días os contamos acerca de un rumor que indica que Apple podría dejar de incluir el cargador y auriculares en la caja de futuros modelos de iPhone. Debido a esto, un nuevo rumor encaja perfectamente indicando que las cajas de los nuevos modelos de iPhone que Apple está preparando son muy delgadas, o incluso exquisitas, como indica L0vetodream en Twitter, un filtrador que hasta ahora no ha fallado en ninguno de sus vaticinios.

Como puedes leer arriba, indica que incluso el nuevo iPhone SE de segunda generación que Apple ha empezado a vender este año llegará más adelante en esta caja más pequeña.

La razón de este cambio podría ser ahorrarse una buena parte de las 300.000 toneladas de desechos electrónicos que suponen todos esos cargadores enviándose con cada smartphone, tableta, etc – cuando ya tenemos casi todos 4 o 5 cargadores en casa. Desde un punto de vista ecológico, es sin duda un paso muy positivo. Muchos tenemos también cargadores rápidos de buena calidad o bases de carga inalámbrica, y por esa razón no tiene mucho sentido incluir un cargador más en la caja. Además, poder hacer las cajas la mitad de altas que ahora supone poder cargar más en los medios de transporte que las distribuyen por todo el mundo, ahorrando también en emisiones contaminantes en esta fase del proceso de fabricación y envío.

Caja del iPhone X

En el caso de los auriculares, ya es una historia diferente. Ahora que los auriculares de Apple tienen que utilizar el puerto Lightning del iPhone, no incluirlos obliga a comprar unos específicos para el iPhone, o pagar un poco más de dinero cuando uno se compra el iPhone. Tanto el cargador como los auriculares podrían así ser opcionales, pagando un poco más cuando uno se compra un iPhone si no tiene ya unos auriculares, o directamente comprar unos AirPods, que es lo que nos tememos que Apple espera a medio o largo plazo.

Siempre y cuando el precio de un iPhone nuevo baje en consecuencia al menor coste de fabricación de lo que hay en la caja, a nosotros nos parece bien. Quien quiera un cargador, que lo pida por separado al iPhone – y quien tenga ya uno, que son la inmensa mayoría de usuarios de cualquier smartphone, que utilice el que ya tiene, ahorrándonos tanto la contaminación que supone fabricar uno nuevo, como la basura que genera cuando ha terminado su vida útil.