El iPhone 11 Pro ofrece una calidad de vídeo impresionante, pero no, no puede sustituir a las cámaras profesionales

Hace unos días os mostramos un impresionante vídeo grabado íntegramente con un iPhone 11 Pro, en el que nos enseñan cómo es un Mustang edición especial que celebra el 50 aniversario de la película Bullitt.

Reseña del Bullitt Mustang grabada con un iPhone 11 Pro
Reseña del Bullitt Mustang grabada con un iPhone 11 Pro.

En el siguiente vídeo tenemos una entrevista que CNet hace a los autores de ese vídeo, que grabaron precisamente a petición de ellos mismos. En ese artículo y entrevista se preguntan si el iPhone 11 Pro es suficientemente bueno como para sustituir a las cámaras profesionales que se utilizan para grabar este tipo de vídeos.

Antes de que te molestes en leer el artículo, ya te podemos contar que no, por supuesto que no. Es una simple cuestión de ópticas, ya que el tamaño de las lentes que se utilizan en un smartphone no tiene nada que ver, así como los sensores, muchísimo más grandes. Simplemente, no se puede comparar. Ahora, dicho esto, sí que es cierto que para lo pequeño que es un sensor de cámara de smartphone y para lo pequeñas que son las lentes que ponen delante, el resultado es realmente bueno y espectacular. Además, es precisamente ese pequeño tamaño el que permite ciertas licencias artísticas y movimientos de cámara que de otra manera serían imposibles, y es la razón por la que las famosas cámaras GoPro son tan utilizadas en todo tipo de producciones audiovisuales, o incluso algunas tomas muy concretas de películas de cine con muchos millones de presupuesto. Además, no se trata sólo de utilizar pequeñas cámaras como un iPhone o una GoPro, sino que también se utilizan muchos otros accesorios que, en muchos casos, son más caros que el propio iPhone. Se trata de estabilizadores, trípodes, grúas, micrófonos etc que pueden hacer que toda la aventura salga bastante cara.

Explicada la situación, algunas de las dificultades que se encontraron fue que a veces era difícil ver la pantalla del iPhone, cuando se ponía en posiciones muy bajas, apuntando hacia arriba por ejemplo. Intentaron solucionarlo utilizando otro iPhone (un XS Max) y la App Filmic Pro para transmitir la imagen de la cámara del iPhone original, algo que se puede hacer con esa aplicación que, sinceramente, tiene más funcionalidades de las que uno pueda enumerar. El sistema funcionaba, pero tuvieron el problema del retraso de la imagen, que era demasiado elevado para hacer que todo fuera realmente útil.

En la entrevista explican todas estas dificultades y cómo las solucionaron finalmente. Dejan claro que no cambiarían sus cámaras por un iPhone porque aunque la calidad de su cámara es muy buena, no se puede competir con la calidad que dan los grandes sensores y lentes de cámaras que cuestan varios miles de eurodólares. Es simplemente así de sencillo – estas cámaras no cuestan lo que cuestan por casualidad… están diseñadas para ofrecer la mejor imagen que permite la tecnología de cámaras digitales hoy en día. En zonas oscuras como sombras, en el bitrate con el que se comprime el vídeo resultante, en muchos aspectos mucho más técnicos, son simplemente mucho mejores. El iPhone 11 Pro graba muy buen vídeo, sin duda, pero no está al nivel de esas cámaras profesionales. Por eso lo ven como una cámara de refuerzo para ciertas tomas o para grabar algo cuando se rompe o las cámaras habituales tienen problemas. Reiteran la impresionante calidad del iPhone pero no van a cambiar su forma de trabajar por ahora

Este es el vídeo de la entrevista.