Bob Iger deja la junta directiva de Apple

Bob Iger, director ejecutivo de The Walt Disney Company desde el año 2005, ha sido hasta ahora (desde el año 2011) también uno de los miembros de la junta directiva de Apple. La compañía ha anunciado ayer que Iger deja esa junta directiva por decisión propia, tras una dimisión que ha presentado ante los miembros del a misma y ante la Securities and Exchange Commission tal y como dicta la ley para empresas que, como Apple, cotizan en bolsa.

Bob Iger

La razón de la salida es obvia; Tanto Apple como Disney se han lanzado al negocio de la producción y distribución de vídeo vía streaming, por Internet, par competir con gigantes como Netflix o HBO, entre muchos otros. Hasta ahora Apple y Disney no eran rivales directos pero Apple TV+ y Disney+ los ponen uno frente a otro, en competición directa. Tener al director ejecutivo de una empresa competidora en tu propia junta de directivos no debe ser recomendable, o al menos, eso ha pensado Bob Iger, que ha dado el paso por él mismo de dejar Apple para garantizar así una rivalidad honesta entre ambas compañías.

Disney y Apple han tenido siempre buenas relaciones y de hecho el propio Steve Jobs siempre ha sido un admirador de Disney, al tiempo que los del famoso estudio de animación han confiado y admirado empresas de Steve Jobs como Pixar. Pixar, empresa conocida por obras maestras como cualquiera de las películas de Toy Story entre muchas otras, fue fundada en 1979, y fue conocida como The Graphics Group, una división dentro de la también mítica Lucasfilm. Jobs vio futuro en la animación 3D como método para contar historias y tomó la decisión de comprarla en 1986, pasando a formar parte de Apple. Más adelante, The Walt Disney Company compró Pixar en el año 2006 por 7400 millones de dólares, y eso hizo de Steve Jobs uno de los principales accionistas de Disney.

Como podemos ver, los lazos entre Disney y Apple han sido profundos durante varias décadas y por eso no sorprende ver a Iger tomar la decisión correcta y honesta, dejando un muy lucrativo puesto en una de las mejores compañías del mundo simplemente para no entorpecer sus futuros planes de servicios como Apple TV+.