Por qué este vídeo en el que cobran un dinero con una tarjeta inalámbrica sin permiso de su dueño, no es ningún problema

Estos días está circulando por varias redes sociales este vídeo, en el que se informa de algo con lo que hay que tener cuidado; Un supuesto problema en el sistema de pagos inalámbrico que hoy en día tienen integrado la mayoría de tarjetas de débito y de crédito. En el vídeo podemos ver como alguien con un datáfono de cobros se acerca a una persona de espaldas que tiene su tarjeta en su cartera, y sin más, le cobra un dinero, sin que él tenga que hacer nada.

Efectivamente, esto es perfectamente posible técnicamente hablando, pero no es algo de lo que nadie deba preocuparse demasiado. Te explicamos por qué;

  • Cualquier pago por debajo de los 20€ no requiere de código PIN para autorizarse. Esto se hace por pura comodidad, que es el objetivo de poder pagar simplemente acercando la tarjeta al datáfono de pago. Más de ese dinero, siempre requiere PIN.
  • Por supuesto, reiterados pagos de 20€ o menos en un corto espacio de tiempo desde el mismo lugar, daría como resultado la solicitud del código PIN o el rechazo del pago.
  • El emisor de tu tarjeta te devolverá cualquier pago que se haya hecho fraudulentamente de esta manera.
  • Los datáfonos están todos registrados a una persona, y el pago, se hace a una entidad (negocio), por lo que siempre se puede hacer un seguimiento de ellos. Es muy poco probable que alguien quiera arriesgar su cuenta o ser incluido en una lista de estafadores de tarjetas si se incurre en un fraude con uno de sus datáfonos registrados.

Por esta razón, eso de comprar un porta-tarjetas que bloquee la detección del chip NFC que lleva la tarjeta, simplemente no es necesario. Pero en iPhoneros se nos ocurre una mejor manera para evitar este problema; simplemente registra la tarjeta en Apple Pay, y paga con tu iPhone. El proceso es igual, simplemente has de acercarlo sin más, al datáfono… pero si alguien intenta cobrarte algo como vemos en el vídeo de arriba, no funcionará. La razón es que necesitará tu autorización mediante Face ID en el caso del iPhone X o con Touch ID en el resto de modelos de iPhone que tienen Apple Pay. Sin tu cara o tu huella, no se autorizará ningún pago. La tarjeta, se queda en casa, un lugar seguro en el que nadie te la quitará ni la perderás… y nunca perderás la comodidad de pagar inalámbricamente con la comodidad que eso supone.

Actualización: Un lector nos escribe para indicarnos que el límite de 20€ o la necesidad de utilizar el PIN no se aplica cuando se utiliza el Apple Watch para pagar. Si bien lo que comenta es cierto, también es verdad que es mucho más difícil que alguien se acerque con un datáfono a nuestro reloj y no lo veamos, aparte de que como hemos indicado antes cualquier banco devuelve el dinero de cualquier transferencia fraudulenta y al mismo tiempo ese datáfono y el destino del dinero quedan siempre registrados, haciendo que esta posibilidad sea muy, muy improbable.


Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre