Muchos usuarios se quejan de no poder utilizar Face ID con las autorizaciones familiares de descargas de Apps

Con la llegada de Face ID, no ha cambiado sólo cómo desbloquear el iPhone, sino muchas otras cosas en las que Touch ID era muy útil, como por ejemplo, utilizar Apple Pay. Una de las dificultades que Face ID ha introducido debido a estos cambios es la autenticación del usuario durante la descarga de una App en la App Store. Antes, poníamos el dedo sobre el sensor de huellas dactilares del botón Home, y si la huella era correcta, se autorizaba la descarga. Ahora que eso hay que hacerlo con el rostro, el proceso implica invocar a Face ID con una doble pulsación del botón lateral, para que el sistema autorice (o no) la descarga. En el iPhone X, cuando se intenta descargar una App de la App Store, aparece esta pantalla pidiendo que se pulse dos veces el botón lateral.

Petición de pulsación de botón lateral para identificar al usuario

Tras hacerlo, Face ID entra en funcionamiento y autoriza la descarga (con o sin pago, en función del precio de la App). Es bastante rápido, quizás no tan cómodo como con Touch ID, pero sin duda suficientemente fácil si tenemos en cuenta que se está reconociendo nuestro rostro para autorizar una transacción. Pero un problema ha aparecido con este sistema; Muchos usuarios se quejan de no poder autorizar con Face ID la descarga de una App para sus hijos u otros familiares. En efecto, Apple pide ahora el nombre de usuario y contraseña para todas las descargas familiares, es decir, aquellas que se solicitan al miembro de la familia que administra una cuenta de Apple familiar. Muchos hijos, habitualmente pulsan el botón de pedir una App al administrador de su cuenta, que suele ser alguno de sus padres, para autorizar su descarga. Los padres reciben entonces la petición y deciden si permiten, o no, la descarga de esa App en el iPhone o iPad de sus hijos – incluyendo el pago que corresponda si la App no es gratis. Esta autorización se hacía con la huella dactilar antes, usando Touch ID en el botón Home, pero ahora, en lugar de pedir el reconocimiento facial como antes, se pide el nombre de usuario y contraseña, haciendo el proceso mucho más largo y tedioso, sobre todo para aquellos padres que reciben esta petición de autorización continuamente.

Las razones que Apple pueda tener para tomar esta decisión, son desconocidas oficialmente, pero a todos se nos ocurre que un hijo con un rostro muy similar al de alguno de sus padres, pudiera utilizar el reconocimiento facial para autorizar la descarga en secreto, cuando sus progenitores no están cerca. En teoría esto no debería ser una preocupación porque sólo un hermano gemelo totalmente idéntico podría utilizar Face ID fraudulentamente, pero es la única razón con la que uno podría imaginarse que sea necesario cambiar el comportamiento de estas autorizaciones. Apple ha vendido Face ID como un reemplazo total y absoluto de Touch ID, pero siento más rápido y conveniente. En el caso de las autorizaciones de descarga de Apps familiares, no ha sido así.

Vía: Ars Technica, foros de Apple.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre