Por qué el A9X del iPad Pro es mucho más potente que el A9 del iPhone 6S

El iPad Pro es en estos momentos el dispositivo iOS más potente gracias a su chip A9X. De hecho, la diferencia de velocidad que le separa del iPhone 6S es bastante amplia. ¿Qué es lo que tiene ese A9X que le falta al A9? – en la imagen de abajo podemos verlo. El A9X es realmente grande, un 40% más en comparación con el A9.

A9X por dentro

Lo curioso de esta imagen es que el recuadro verde muestra lo que es la CPU de arquitectura ARM, de dos núcleos. Es una porción realmente pequeña del chip. La potencia real de este integrado está en su GPU, en la imagen señalada en ese conjunto de recuadros azules. Cada uno de ellos tiene un procesador gráfico de dos núcleos, llegando a los doce núcleos en total. Aunque parezca mentira decir esto, esta tableta tiene 12 núcleos de GPU funcionando en paralelo, algo necesario para poder mover todos esos millones pixeles. Concreamente tiene una resolución de 2732 x 2048 pixeles, algo impensable hace sólo unos pocos años en cualquier ordenador, mucho menos un dispositivo móvil.

Acompañando a la GPU, este procesador tiene un bus de datos que le conecta con la memoria RAM muchísimo más rápido que el A9 que lleva el iPhone 6S o 6S Plus. Se estima, de hecho, que es el doble de rápido.

El resto de las ganancias de velocidad de esa CPU se lo dan los 2,26 Ghz a los que funciona. Es velocidad de reloj casi duplica a la que utiliza el iPhone 6S de 1.4 Ghz. Se puede permitir esa velocidad de reloj porque el iPad Pro puede disfrutar por un lado de una batería más grande, y por otro, de mucho más espacio para disipar el calor que genera el procesador cuando trabaja a pleno rendimiento.

Resumiéndolo todo, el A9X es el sistema en un chip móvil (SoC en inglés) más rápido del mercado. Es todo un logro para Apple, una empresa que lanzó su primer diseño de SoC propio hace sólo seis años. Podemos esperar cosas muy grandes de la serie de procesadores A de Apple en años venideros.

La imagen del interior del A9X es, como suele ser habitual, obra de Chipworks, que ha cedido la misma al asesor de bolsa Motley Fool.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here