No esperemos que iOS 8.1 solucione muchos problemas: Estos son los cambios que traerá

Después de la accidentada actualización a iOS 8 muchos usuarios han perdido un poco la confianza en la capacidad de Apple para llevar a cabo una actualización que no tenga bugs. Los problemas con el desarrollo de software que está teniendo Apple últimamente han dado como resultado una creciente desconfianza que, la verdad, se están ganando muy merecidamente. Por esta razón muchos esperan que iOS 8.1 traiga consigo una estabilidad y corrección de bugs que, quizás, no va a tener lugar. Las dos versiones beta de pruebas de iOS 8.1 no eliminan algunos de los problemas que esta versión del sistema operativo lleva arrastrando desde que lo vimos funcionar por primera vez hace más de tres meses.

Apple Pay e iOS 8.1

La principal novedad de iOS 8.1 es Apple Pay, el sistema de pagos electrónico que hace uso del chip NFC que llevan el iPhone 6 y 6 Plus pero que en el resto del mundo la mayoría de usuarios no va a poder disfrutar, probablemente durante bastante tiempo. Por eso, para los que no vivan en los EEUU, esta novedad va a pasar con más pena que gloria por sus iPhones. Además, por ahora no hay tantos usuarios de iPhone 6 que puedan hacer uso de este sistema de pagos electrónicos, y no todas las tiendas tendrán el sistema implementado tampoco. ¿Qué nos queda entonces que podamos disfrutar realmente de iOS 8.1?

La verdad es que no mucho. Tenemos algunos cambios en la interfaz, como botones para añadir widgets al Centro de Notificaciones un poco más grandes y fáciles de usar, y la agrupación de los ajustes de Apps de terceros en la App de Ajustes, una mejora que nos ayudará a encontrar antes algunas preferencias que antes teníamos que ir a buscar navegando por varios menús. Pero aparte de esto, poco más queda por contar. Es muy probable que muchos usuarios no noten que haya cambiado absolutamente nada.

Esta actualización parece más bien un iOS 8.0.3 que iOS 8.1. El lanzamiento de Apple Pay justifica ese .1 en el nombre, pero teniendo en cuenta que muy pocos vamos a poder utilizarlo inicialmente y que por lo visto los bugs siguen ahí, es previsible que el ritmo de adopción de esta nueva versión siga siendo menos rápido que en años anteriores. Al menos, esperemos que no haga falta liberar 5 GB en el iPhone para poder instalarlo.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre