La tecnología táctil In-Cell podría ayudar a fabricar un iPhone más delgado… o igual pero con una batería más grande

La tecnología táctil In-Cell está señalada por muchas webs como la posible sucesora a la tecnología que ahora mismo se utiliza en todos los dispositivos iOS, de tipo On-Cell. La diferencia entre las dos tecnologías, es que la última necesita más espacio ya que los sensores que detectan el paso de corriente cuando el dedo (o cualquier otra cosa que transmita electricidad) pasa cerca, están colocados sobre la pantalla. En el caso de la tecnología In-Cell, estos sensores se colocan directamente en los filtros de colores, y no encima de ellos, lo que ahorra un espacio que permite ampliar el que hay disponible dentro del dispositivo o directamente hacerlo más delgado todavía (algo que, en nuestra opinión, nos parece menos inteligente que poner una batería de más capacidad para aprovechar ese espacio extra, por ejemplo).

El rumor, viene de un analista en Taiwán que, sin citar dónde ni por qué piensa eso, dice que Apple va a cambiar sus proveedores de pantallas táctiles; Ahora mismo las empresas taiwanesas Wintek y TPK Holding son las que proveen paneles táctiles On-Cell, pero la tecnología In-Cell está dominada predominantemente por empresas japonesas.

Con esta tecnología, Apple podría conseguir sólo 0,5 milímetros más de espacio, y contando con un aumento de la densidad de la batería que permitiera conseguir un 10% de reducción de tamaño conservando la misma capacidad, los resultados que daría los muestra la gráfica de arriba. El gráfico también cuenta con que la tapa trasera será metálica y por lo tanto más fina, también (algo de lo que no estamos seguros… ya sabemos todos que las señales de radio y el metal no se llevan nada bien – por eso casi no hay teléfonos metálicos en su totalidad). Es un estudio de un señor añalista (hay muchos, parece ) llamado Ming-Chi Kuo.

Vía: MacRumors, aquí y aquí.


4 Comentarios

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre