Apple prepara el regreso de Touch ID para los iPhones del año 2020 y un modelo mucho menos caro con la misma CPU A13 [rumor]

Generalmente no solemos comentar rumores de modelos de iPhone más allá de la próxima generación, pero en esta ocasión el soplo viene de Mark Gurman, que simplemente tiene unos contactos demasiado buenos en Apple como para errar en sus predicciones. Una vez tras otra ha ido reportando información verídica, primero en 9to5Mac y ahora en Bloomberg. La información que nos trae hoy nos cuenta que Apple está preparando el regreso de Touch ID para funcionar en conjunción con Face ID.

Patente de sensor de huellas dactilares bajo la pantalla

La idea aquí no es utilizar Touch ID o Face ID, aunque esa posibilidad podría ser muy útil. Nos imaginamos que si Apple trae Touch ID de vuelta al iPhone no lo hará como un sustituto de un sistema de seguridad que, según ellos, funciona mejor (Face ID), pero sí que nos imaginamos que este nuevo sistema de identificación del usuario se podría utilizar para garantizar aún más que se trata del usuario correcto. Dicho de otra manera, para hacer Face ID más seguro todavía con una segunda capa de seguridad que compruebe, también, que la huella dactilar registrada coincide igualmente. Ambos sistemas funcionarían al mismo tiempo, no sustituyendo uno a otro. Rumores sobre sensores de huellas dactilares bajo la pantalla hemos visto muchos ya, pero éste llama la atención por indicar que funcionaría al mismo tiempo que Face ID, además de venir de la (fiable) fuente que viene.

Gurman nos cuenta que esta nueva implementación de Touch ID llegaría integrada en la pantalla, de manera que un área bastante extensa de la misma pudiera reconocer la huella de un dedo situado en cualquier lugar de la misma, y en cualquier posición.

CPU A13 de Apple

Además del regreso de Touch ID, nos cuenta que Apple está preparando también un iPhone más barato, en el estilo del iPhone SE, que sería básicamente un iPhone con la CPU A13 de los nuevos modelos de iPhone de este año pero con un precio que podría rondar un precio entre los 400 y los 600 dólares. Actualmente, el iPhone 8 tiene un precio de 599 dólares así que nos imaginamos que este nuevo modelo de iPhone más barato podría rondar los 400 o 500 dólares a pesar de tener una CPU de última generación. Esto fue precisamente lo que Apple hizo con el iPhone SE; Fue lanzado seis meses después del iPhone 6S con el mismo procesador A9, pero considerablemente más barato. No nos esperamos un iPhone más pequeño, pero sí un iPhone del tamaño del iPhone 8 con un precio, eso sí, considerablemente más pequeño.

Estos planes podrían cambiar y en lo concerniente al sensor de huellas dactilares bajo la pantalla, Apple todavía considera llevarse esa funcionalidad al año 2021 si no consigue que funcione perfectamente bien antes de que haya que tomar esa decisión.