Una plaga de chinches causa problemas en la Apple Store de la Quinta Avenida de Nueva York

Esta semana está siendo realmente mala para Apple. Después de llegar a un doloroso acuerdo no deseado pero inevitable con Qualcomm, ahora Apple tiene que hacer frente a plaga de chinches en una de sus Apple Store, concretamente la de la Quinta Avenida de Nueva York, una de sus tiendas más famosas.

Apple Store de la Quinta Avenida de Nueva York

Aunque la plaga lleva más de un mes desarrollándose en la tienda, han tenido que pasar varias semanas para que reconozcan el origen de los chinches de las camas que habían visto en algunos lugares la tienda. La fuente de los mismos resultó ser el despacho del responsable de la tienda. Este tipo de insectos se alimenta de sangre humana y otros animales de sangre caliente, y por lo tanto causan problemas en la piel, aunque no suelen ser un vector de transmisión de enfermedades más allá de la herida que causa en la piel.

Los empleados, se han visto obligados a dejar sus pertenencias en dobles bolsas de plástico para garantizar que no se llevan los chinches a casa inadvertidamente, mientras se consigue acabar con ellos en la tienda.

Pertenencias de los empleados en bolsas de plástico

Varios exterminadores han ido en repetidas ocasiones a la tienda, que rara vez cierra, para fumigar y acabar con estos insectos pero parece que no lo han conseguido completamente porque algunos empleados han grabado vídeos de estos chinches dentro de la tienda, incluso en su propia ropa. Ese vídeo ha circulado internamente en Apple y ahora están muy preocupados de que sus condiciones de trabajo en esa tienda no sean seguras.

Esta Apple Store ha cerrado unas horas por la noche, recientemente, para solucionar una gotera aunque en realidad se sospecha que ha sido por este problema de los chinches. Ningún empleado de la tienda ha sido avisado de este cierre de unas pocas horas por la noche, alimentando esa teoría. Desde entonces, parece que no se han vuelto a encontrar más chinches y que el problema está relativamente controlado… al menos mientras no aparezcan más.