Samsung explica el problema que tuvo con sus baterías, espera que toda la industria aplique sus nuevas comprobaciones de calidad

Samsung ha explicado hoy, por fin, los resultados de la investigación sobre las baterías de los Galaxy Note 7 que explotaban. Samsung ha comprobado uno a uno 200.000 smartphones, y 30.000 baterías utilizadas en el Note 7. Esta imagen muestra una de las salas de prueba.

Probando baterías del Galaxy Note 7

Las razones por las que fallaban tanto las baterías originales de esos terminales como las baterías de los que reemplazaban y eran supuestamente seguros, son dos; la primera, porque la esquina superior derecha de las baterías originales instaladas en fábrica, estaban ligeramente deformadas, redondeando esa esquina, y haciendo que el electrodo negativo en su interior quedara torcido y muy cerca de otros electrodos, causando problemas si entraban en contacto.

Después, la razón por las que las baterías de los terminales de reemplazo también eran peligrosas resultó ser una presión aplicada en una zona determinada, que hacía que una de las capas de aislamiento que lleva la batería en su interior se rompiese y permitiera el contacto entre el borne positivo y el electrodo negativo. Además, en algunos casos, las baterías no llevaban capa de aislamiento en su interior, pese a lo cual, pasaron todas las comprobaciones de seguridad que se supone que tienen que pasar para poder terminar instaladas en un smartphone.

Estas dos razones, han dado como resultado un enorme golpe a la reputación de Samsung, que ahora, se toma las cosas de otra manera; Para empezar, el Galaxy S8 que habitualmente se presenta en el Mobile World Congress de Barcelona, este año se presentará más tarde, lo que da a pensar que Samsung se está tomando más tiempo para comprobar todo, incluyendo las baterías, antes de poner las máquinas a la venta. Por otro lado, ahora han creado un nuevo proceso de comprobación de baterías que consta de ocho pasos, más que antes, que permitirán comprobar detalles adicionales que antes se pasaban por alto. A partir de ahora, dicen que dejarán más espacio entre los diferentes componentes de su smartphone y las baterías para hacerlas menos propensas a ser deformadas de alguna manera en golpes o torsiones que sufran sus máquinas, y también van a mejorar el software que diagnostica la salud de las baterías y de la alarma en caso de fallo grave.

La compañía espera que estas medidas de seguridad mejoren la seguridad de las baterías de iones de litio que se utilizan en toda la industria, cuando otras compañías imiten sus nuevas medidas de comprobación para este componente. Samsung ha elaborado también esta infografia en donde explica esos dos problemas que han tenido sus baterías de manera sencilla y entendible gráficamente.

Infografía que explica el problema de las baterías de Samsung

Hay que decir que después de la debacle del Galaxy Note 7, parece que por fin han tomado el camino correcto con humildad, explicando la situación y haciendo todo lo posible para que no se repita. Ojalá todo esto haya servido para que en el futuro no haya más smartphones que se pongan a la venta sin ser completamente seguros.

Vía: Recode.

1 Comentario

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre