Un iPhone 6 es mucho más rápido que todos los ordenadores que generaron Toy Story

Probablemente no haya nadie que desconozca la famosa película Toy Story de Pixar. Abrió las puertas a la era de las películas de animación 3D y demostró que podían ser muy rentables, además de divertidas y también las favoritas de muchos niños y también adultos. Era el año 1995 y la empresa que Jobs co-fundó tras ser expulsado de Apple dio un golpe sobre la mesa en el mundo del cine; Se podían hacer películas 100% generadas por ordenador que dejaban enormes beneficios en su recaudación.

Render Farm de Pixar

Para poder generar cada uno de los 24 fotogramas que compone un segundo, se utilizaba lo que se llama granja de render, que no es más que un buen montón de ordenadores conectados a una red que son sincronizados para generar los cálculos que generan cada una de las imágenes que dictan los ajustes de los programas de animación 3D que se han utilizado para modelar, texturizar e iluminar. Es un trabajo enorme que lleva años pero a la hora de generar las imágenes de prueba y también las finales, un solo ordenador podía tardar días en generarlas. Por eso, se utilizaba la potencia de muchos ordenadores, distribuyendo el trabajo entre todos sus procesadores.

La granja de render de Pixar utilizaba estaciones de trabajo de Sun para funcionar. Eso es exactamente lo que vemos sobre estas palabras. Todos juntos, los procesadores de esos ordenadores contaban unos 1000 millones de transistores. Parecen muchos, ¿verdad? – entonces probablemente te gustará saber que el iPhone que tienes en el bolsillo, tiene muchos más. Un iPhone 6 tiene más de dos millones de transistores en su procesador A8. Pero su velocidad, no es el doble… sino casi diez veces más rápido que todos esos ordenadores de Pixar en 1995. Los ordenadores de Pixar tenían una potencia de cálculo de 8,1 gigaflops, mientras que un iPhone 6 supera los 75 gigaflops. Cada fotograma de Toy Story tardaba 4 horas en generarse… en un iPhone 6 serían 24 minutos… y en un iPhone 6S o un iPad Pro, bastante menos que eso. En los ordenadores de sobremesa más potentes de hoy en día, entre 2 y 4 minutos en función de la complejidad de la escena.

Es curioso saber que llevamos en el bolsillo un dispositivo que es mucho más potente que decenas de ordenadores en cadena que se utilizaban para tareas tan titánicas como generar cada uno de los 24 fotogramas de cada segundo de cada minuto… todos los 81 minutos de Toy Story. También tiene una pantalla con mucha más resolución que los ordenadores de 1995, y todo, funciona con una pequeña batería… y se conecta a Internet vía Wi-Fi o redes celulares por todo el mundo. Sin duda, los tiempos han cambiado

Vía: Laifr, Microsiervos, Twitter de Benedict Evans.

Dejar respuesta

Teclea aquí tu comentario
Introduce aquí tu nombre