Publicidad
Publicidad
Página principal Accesorios TEO, un candado en el que la llave es tu iPhone

TEO, un candado en el que la llave es tu iPhone

Publicado el Por 2

TEO es el nombre que tiene un nuevo proyecto en Kickstarter que propone algo interesante, y que probablemente en el futuro sea lo más normal del mundo; Un candado que, conectado vía Bluetooth de bajo consumo a tu iPhone, puedes abrir o cerrar remotamente cuando gustes, tanto en persona como remotamente.

TEO

La idea de poder abrir un candado con el iPhone abre muchas posibilidades; Podemos dar acceso a una habitación o casa, o a un vehículo, sin necesidad de estar en ese lugar. Podemos también autorizar a otro iPhone (o smartphone Android) a abrir una cerradura, simplemente utilizando una App en nuestro terminal.

Quizás la principal ventaja es que con varios de estos candados, ya no es necesario llevar las llaves encima para poder abrir esa cerradura, y en cualquier caso, siempre llevamos encima nuestro iPhone, que de esta manera se convierte en la llave de nuestras cerraduras.

TEO

Si te interesa la idea, un candado Teo cuesta ahora mismo 79 dólares canadienses, unos 53€ al cambio de hoy. Todavía no han superado el límite de financiación pero aún les quedan 45 días. Puedes contribuir en la página de Kickstarter en donde explican el proyecto.


Publicidad
Publicidad


Publicidad
Publicidad

Puedes recibir notificaciones de todos nuestros artículos en tiempo real siguiéndonos en Facebook o Twitter, o recibir un resumen diario y sólo uno de todos los artículos en tu cuenta de email.


Publicidad


Comentarios publicados anteriormente en este artículo: 2

  1. Que gilipollez y como te quedes sin bateria…te quedas sin entrar, el auge del iphone trae tanta tontería que no saben lo que sacar para subirse al carro, nos quieren hacer que seamos dependientes del telefono las 24 h del día, yo flipo, desde el termometro, hasta la cafetera que se programa con el telefono, pasando por los ibeacons para ir de compras o hasta el guante de jugar al golf o las raquetas de tenis para el swing y una larga lista de tonterias inimaginables, en fin, para gusto los colores.