Un bug permite a niños con limitaciones de comunicación fijadas contactar con cualquier persona que se comunique con ellos

Una de las novedades de iOS 13.3 son los Límites de comunicación, un nuevo control parental que nos permite limitar con quién se pueden comunicar nuestros hijos o hijas a través de la App de Teléfono, FaceTime o Mensajes – es decir, con las Apps nativas de Apple. Sin embargo el lanzamiento de esta nueva funcionalidad no ha sido todo lo suave que Apple esperaba, porque a las pocas horas de estar disponible muchos niños han encontrado ya una forma de saltarse estas limitaciones.

Límites de comunicación en la App de Ajustes - Tiempo de uso
Límites de comunicación en la App de Ajustes – Tiempo de uso.

Cuando configuramos Límites de comunicación en el apartado de Tiempo de uso en la App de Ajustes, podemos elegir si durante el tiempo en el que se permite la comunicación se puede contactar con cualquier persona, o sólo con los contactos que tengamos registrados en la agenda, como una medida de seguridad. Sin embargo, muchos niños han descubierto ya que si durante el período de tiempo de uso permitido llega un mensaje de un desconocido, es posible añadir su nombre a la agenda de contactos y desde ahí entraría en el grupo de personas confiables con las que poder comunicarse. En teoría, esto no debería ocurrir, porque la opción de añadirlo como nuevo contacto no debería estar disponible.

Durante el período de inactividad, esta opción para añadir contactos nuevos no aparece, como cabría esperar. Sin embargo por algún despiste de alguien en Apple, sí que aparece durante el tiempo de actividad.

Límites de comunicación en la App de Ajustes - Tiempo de uso

Límites de comunicación en la App de Ajustes - Tiempo de uso

Si le dejas tu iPad o iPhone un niño, ten en cuenta esta limitación. Estos nuevos controles parentales acaban de llegar y aunque poco a poco Apple los está añadiendo al sistema, aún les queda mucho camino por recorrer para que sea realmente útil, por ejemplo con Apps ajenas a Apple.

Este despiste vuelve a poner en evidencia la falta de un proceso de comprobación de calidad de su software que sea eficiente. Es extraño, en iOS 13, que una actualización salga y no ponga en evidencia que algo, de nuevo, no funciona.

Vía: CNBC.