Así es el MacBook Pro con M1 Pro por dentro: Una obra de arte

En iFixit por fin han publicado el artículo y vídeo completo del nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas con M1 Pro. Cada vez se toman más tiempo, pero cuando por fin publican las fotos y el vídeo, son siempre excelentes. Nadie hace esto con tanto detalle y dedicación como ellos.

Macbook Pro con M1 Pro por dentro
Macbook Pro con M1 Pro por dentro, vía iFixit.

Apple ha cambiado bastantes más cosas de las esperadas en el interior de este nuevo MacBook, en comparación con generaciones anteriores. Una de las principales diferencias, y de esta nos vamos a alegrar todos, es que la batería (o mejor dicho, todas las celdas que conforman una gran batería en serie) no está pegada con ese pegamento industrial tan fuerte que hacía imposible sacarla de su lugar sin doblarla y estropearla. Ahora, en lugar de ese pegamento, se utiliza el mismo sistema que en el iPhone; Unas tiras con pegamento por ambos lados, pero que pierden su adherencia cuando se estiran. Tirando de ellas, el pegamento sale del lugar que ocupa entre la batería y el aluminio, dejando la batería libre para ser intercambiada o extraída sin peligro y sin daños. Apple lleva muchos años utilizando este método para fijar la batería en el iPhone.

Sacando la tira de pegamento de la batería del iPhone 6
Sacando la tira de pegamento de la batería del iPhone 6.

Una vez que se levanta la batería, tiene este aspecto.

Batería de un MacBook Pro de 16 pulgadas con M1 Pro
Batería de un MacBook Pro de 16 pulgadas con M1 Pro, vía iFixit.

Otros detalles de estas nuevas máquinas; Tienen una batería de 99.6 Wh, y unos ventiladores de refrigeración más grandes. No siempre están encendidos, pero cuando lo hacen, suenan menos gracias a un giro mas lento, que permite sacar el mismo volumen de aire del interior del MacBook gracias a su mayor tamaño.

El cable que conecta la pantalla y que pasa por la bisagra, es mucho más largo que antes, lo que garantiza que no habrá más problemas de pantallas que dejan de funcionar tras abrir y cerrar muchas veces la tapa, un problema que ha molestado a muchos usuarios en años anteriores.

Macbook Pro con M1 Pro por dentro
Macbook Pro con M1 Pro por dentro, vía iFixit.

Literalmente, Apple ha dado marcha atrás en todas y cada una de sus malas decisiones con el diseño del MacBook Pro en los últimos 5 o 6 años. Sólo le falta dos cosas por recuperar; Una, ese logo de Apple que se enciende, y dos, un indicador de carga de batería que haga innecesario tener que abrir el ordenador para averiguar cuánta carga de batería le queda. Es algo que tenían los antiguos MacBook Pro, y que echamos mucho de menos.

La placa base tiene esta forma tan curiosa una vez que la sacas de su lugar, y le quitas los ventiladores. Esto demuestra el enorme espacio que se utiliza en refrigeración hoy en día, incluso en una máquina como ésta con un procesador ARM que se calienta mucho menos que los procesadores de Intel que Apple utilizaba antes. Sin embargo, a máxima potencia y con el M1 Pro funcionando al máximo de rendimiento, es posible llegar a calentar mucho esta máquina, de ahí que los ventiladores sean también protagonistas a pesar de las mejoras de consumo y disipación de calor que se han conseguido con estos nuevos chips.

Placa base con un M1 Pro en un MacBook Pro de 16 pulgadas
Placa base con un M1 Pro en un MacBook Pro de 16 pulgadas, vía iFixit.

Así es visto con rayos X.

MacBook Pro con M1 Pro de 16 pulgadas visto a rayos X
MacBook Pro con M1 Pro de 16 pulgadas visto a rayos X.

Así es el nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas con M1 Pro.